Lo que los Adventistas Creen acerca de los Dones Espirituales y Ministerios

Todos tenemos un talento especial que hemos encontrado para ser útil. Para algunos de nosotros, puede ser de habilidad musical o atléticas. Para otros, puede ser un buen ojo para la logística o la habilidad para la comprensión de los sentimientos de otras personas. Nuestros talentos vienen en un millar de diferentes formas y tamaños.

Dios nos ha dotado de los talentos que tenemos, y Él nos llama a menudo el uso de esos talentos para el bien de los demás, con el Espíritu Santo como nuestro guía.

Cuando se utiliza en servicio de los demás o compartir el evangelio, estos talentos son a menudo se refiere a los dones espirituales. A veces, a medida que crecemos espiritualmente, el Espíritu Santo puede incluso que nos fortalezca con un nuevo regalo, o que nos ayude a descubrir los regalos que nunca nos dimos cuenta de que teníamos todo!

La escritura nos da información adicional acerca de cómo debemos tratar a estos dones del Espíritu Santo.

Así que vamos a ver lo que la Biblia nos dice acerca de:

LA CREENCIA FUNDAMENTAL ACERCA DE LOS DONES ESPIRITUALES Y MINISTERIOS

Dios concede a todos los miembros de Su iglesia en cada edad de los dones espirituales que cada uno de los miembros es emplear en amante ministerio por el bien común de la iglesia y de la humanidad. Dada por la agencia del Espíritu Santo, que distribuye a cada miembro según su voluntad, los dones proveen todos los ministerios y habilidades necesarios para que la iglesia cumpla su función divinamente ordenada. De acuerdo a las Escrituras, estos dones incluyen ministerios tales como la fe, sanidad, profecía, predicación, enseñanza, administración, reconciliación, compasión y servicio abnegado y caridad para la ayuda y el aliento de la gente. Algunos miembros son llamados por Dios y dotados por el Espíritu para funciones reconocidas por la iglesia en la pastoral, evangelización, y los ministerios de enseñanza especialmente necesario para equipar a los miembros para el servicio, edificar a la iglesia a la madurez espiritual, y promover la unidad de la fe y del conocimiento de Dios. Cuando los miembros emplean estos dones espirituales como fieles mayordomos de la multiforme gracia de Dios, la iglesia es protegida de la influencia destructora de las falsas doctrinas, crece con un crecimiento que es de Dios, y se basa en la fe y en el amor. (Hechos 6:1-7; Rom. 12:4-8; 1 Cor. 12:7-11, 27, 28; Ef. 4:8, 11-16; 1 Tim. 3:1-13; 1 Pedro 4:10, 11.)

Un joven pastor de pie con confianza con un micrófono.

TIPOS DE DONES ESPIRITUALES

Así como Dios creó a cada uno de nosotros únicos, Él también nos dio diferentes dones espirituales. Cuando una comunidad tiene una variedad de dones espirituales para trabajar, por más que se puede lograr en el nombre de Dios. Es por eso que cada talento es importante, no importa lo que otros seres humanos puedan considerar esto.

Dios nos conoce mejor que nosotros mismos nos conocemos, y Él sabe exactamente qué habilidades sería una bendición para nosotros y para quienes nos rodean. 1 Corintios 12:4-11 nos da una lista de algunos de los dones espirituales que el Espíritu Santo otorga a las personas.

  • El don de hablar en sabiduría
  • El don de hablar en conocimiento
  • El don de la fe
  • El don de la curación
  • El don de hacer milagros
  • El don de la profecía
  • El don de discernimiento
  • El don de lenguas
  • El don de interpretación

La primera Biblia habla acerca de estos dones en el contexto de la primera iglesia en el Nuevo Testamento. Este fue un movimiento de base para difundir el evangelio de la vida de Jesús, la muerte y la resurrección, y para hacer crecer la familia de los creyentes en la tierra.

Pedro y Juan fueron bendecidos con la habilidad de sanar (Hechos 3:1-10), Dorcas tenía el don de la caridad y de entrega a los demás (Hechos 9:46-43), y Bernabé fue siempre dispuestos a ofrecer el estímulo (Hechos 4:36-37).

Hoy en día, podríamos tener un fuerte conocimiento de la medicina, recursos a los que podemos compartir, o simplemente una palabra amable para ofrecer cuando otros lo necesitan. Todas estas cosas son ejemplos de los dones espirituales que Dios nos ha concedido.

Algunas personas tienen un don para ofrecer la sabiduría y el conocimiento, ya sea a través de hablar en público, escribir, o en medios de comunicación para llegar a personas de todo el mundo. Aquellos dotados con gran fe la puede compartir con los demás, ayudar a ellos a través de una lucha espiritual. Otros tienen un talento para la curación, ya sea física o emocionalmente. Una persona podría ser experto en el trabajo con adolescentes, mientras que el otro es bueno en los principales proyectos y la delegación de tareas.

Todas estas cosas son dones de Dios que son los más utilizados para el bien de los demás, no sólo a nosotros mismos. La mejor manera de honrar a Dios con el talento que tenemos es utilizar de la manera que Él nos pidió.

Un médico de ayudar a alguien en una clínica de salud.

LA IDENTIFICACIÓN DE LOS DONES ESPIRITUALES

Mientras que hay diferentes dones espirituales, la Biblia nos dice que cada uno de estos por separado los regalos tienen un valor igual a los ojos de Dios (Romanos 12:3-8).

Pero, ¿cómo sabemos qué don que Dios nos ha dado? Y cómo podemos saber lo que Él quiere que nosotros lo uso?

El Espíritu Santo es el que nos da el poder de regalos, y Él está listo para que nos guíe en su uso adecuado, si se lo pedimos. Una sentida oración por la guía de Dios es siempre el primer paso.

Este punto se ilustra en la historia de Salomón, uno de los famosos reyes de Israel. Salomón subió al trono cuando él todavía era joven. Una noche, en un sueño, Dios vino a Salomón y le preguntó qué tipo de bendición Salomón quería de Él.

Salomón, en vez de pedir una gran riqueza o la victoria en la batalla, pidió la comprensión y la capacidad de discernir entre el bien y el mal. Dios concedió a Salomón y a petición de la bendición de él con honor y riqueza, y Salomón llegó a convertirse en uno de los más sabios de los reyes conocido (1 Reyes 3:5-14).

Después pidiendo orientación a Dios con nuestros dones espirituales, es una buena idea para pasar un tiempo en la reflexión. ¿Qué acerca de su personalidad y patrones de comportamiento podría revelar algunos de los secretos o la omisión de las fortalezas?

Como rezamos diariamente, Dios puede llevarnos a situaciones que nos ayudan a descubrir las maneras en las que estamos dotados.

También podemos recurrir a las fuentes de confianza que nos ayudan en nuestro camino así. Una idea es pedir el consejo de aquellos que están cerca de Dios, en quien confiamos, y que nos conocen bien. Que podría ser capaz de señalar las cosas que nos excel en el que podamos tener perdidas por nuestra cuenta.

Pero, en general, debemos mantener nuestros ojos abiertos y estar dispuestos a escuchar la voz de Dios. Si alguien necesita ayuda, debemos estar dispuestos a echar una mano. El simple acto de dar un paso y ayudar a alguien que puede revelar las habilidades que Dios nos dio.

EL USO DE LOS DONES ESPIRITUALES

Un grupo de amigos sentados junto a un lago con sus brazos alrededor de la otra.

Es claro de la Escritura y el ejemplo de Cristo, que son nuestros dones espirituales son más eficaces en el servicio de Dios y de los demás.

Entonces, ¿cómo hacemos para que la mayoría de nuestros dones espirituales? ¿Cómo podemos estar seguros de que estamos utilizando de forma correcta?

El libro de Efesios respuestas a esta pregunta cuando se describe a Jesús primero dar a los dones espirituales a los creyentes:

«Y dio a los apóstoles, los profetas, los evangelistas, los pastores y maestros, a fin de preparar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo» (Efesios 4:11-12 LBLA, énfasis añadido).

La carta de pablo a los Romanos nos da instrucciones similares:

«Porque así como en un cuerpo tenemos muchos miembros, pero no todos los miembros tienen la misma función, así nosotros, siendo muchos, somos un cuerpo en Cristo e individualmente miembros los unos de los otros.

Teniendo dones que difieren, según la gracia dada a nosotros, hagamos uso de ellos: si es de profecía, úsese en proporción a la fe; o si de servicio, en servir; el que enseña, en la enseñanza; el que exhorta, en la exhortación; el que da, con liberalidad; el que dirige, con diligencia; el que hace misericordia, con alegría» (Romanos 12:4-8 ESV).

Estamos llamados a usar nuestros dones espirituales para el mejor de nuestra capacidad para fortalecer la iglesia y además la misión de Cristo.

Hay innumerables maneras de difundir la buena noticia acerca de quién es Dios y lo mucho que Él nos ama—ya sea por enseñar a los demás y de la evangelización, o mostrándoles a través de actos de servicio y sanación.

Cualquiera que sea el método que se utilice, la clave es recordar que estamos trabajando, y que no estamos en esta tierra para servirnos a nosotros mismos, sino para servir a otros.

Un hombre de la lectura de la Biblia.

PUEDE UNA PERSONA PERDER SU DON ESPIRITUAL?

Nuestros dones espirituales pueden ser un componente clave en nuestro crecimiento en Cristo, y sólo tiene sentido que nosotros vamos a utilizarlos de manera responsable. Pero, ¿y si no? ¿Qué sucede cuando ponemos nuestros dones espirituales hacia la ambición egoísta, o elegir no usar todo?

En Mateo 25, Jesús contó una parábola acerca de un maestro que había tres funcionarios. El maestro iba de viaje, y quería asegurarse de que su dinero estará en buenas manos.

Para el primer siervo, él confió cinco «talentos» o unidades de dinero. Para el segundo siervo, él dio dos talentos. A la tercera, le dio una. Luego se fue.

Mientras que él se había ido, los dos primeros siervos puse a trabajar de inmediato, poniendo a su maestro de la propiedad del uso. El siervo con cinco talentos, cinco más. El siervo con dos talentos hizo dos más. Pero el siervo que recibió un talento salió, cavó un hoyo, y enterrado el dinero de su señor.

Cuando el maestro volvió, llamó a sus siervos a él para averiguar lo que había hecho con su propiedad, mientras que él se había ido.

Los dos primeros siervos llegaron y se presentaron delante de él, mostrando su maestro cómo habían hecho buen uso de lo que él les había dado, y el amo alabó como «siervos buenos y fieles.»

A continuación, el tercer siervo explicó que sabía que el maestro de la popa y no quería decepcionar a nadie ni desordenar las cosas. Así que, puesto que él no quiere perder la propiedad, que enterró el talento, por lo que nada le pasaría a ella.

El maestro estaba enojado y reprendió al siervo para ser malo y perezoso. Entonces él tomó el siervo del talento, y se la dio a aquel a quien él había confiado con cinco talentos.

Como los siervos en la historia, todos hemos sido confiado con Dios-dado talentos y habilidades. Depende de nosotros hacer un buen uso de ellos, y Dios nos ayudará a lo largo del camino.

Pero si nos sentamos sobre ellos, negándose a descubrir cómo Dios nos use, bien podría no tener el don.

Una mujer a la prestación de atención y apoyo para la mujer de edad avanzada

Vemos una situación similar en el libro de los Números, tratando con un hombre llamado Balaam (Números 22-24). Balaam tenía la capacidad de pronunciar las bendiciones y maldiciones de la gente. El rey de Moab se acercó a él y le pidió que Balaam pronunciar una maldición sobre los hijos de Israel, para que él pudiera derrotarlos en la batalla.

Dios específicamente le dijo a Balaam que él no iba a hacer esto, porque Dios había bendecido a los hijos de Israel. Ballam ignorado las advertencias de Dios y fuimos todos a la misma, pero cuando llegó al lugar donde los Israelitas estaban acampados, Dios le hizo a hablar sólo de bendiciones. Balaam del don espiritual ya no estaba bajo su control.

La historia de los talentos y la historia de Balaam ilustrar un punto bien. Nuestros dones espirituales vienen de Dios. Si tomamos nuestros talentos, nuestros dones espirituales, y utilizarlos sabiamente, estamos siendo buenos administradores de los dones que Dios nos dio.

Pero si estamos de mal uso de nuestros talentos, por el gasto de manera egoísta o esconderse de ellos, entonces estamos siendo tan perezoso como el siervo malvado. Si ese es el caso, Dios puede tomar nuestros dones espirituales y dársela a alguien que los va a utilizar.

Pero es nuestra elección. Si elegimos usar nuestros dones espirituales de la manera que Dios nos llama a, podemos terminar siendo una increíble bendición.

La escritura deja en claro una y otra vez que Dios es el último regalo-donante (Lucas 11:13). Él nos conoce mejor de lo que nos conocemos a nosotros mismos, y Él quiere que nosotros seamos una bendición para el mundo.

La idea de poseer habilidades dadas por Dios puede ser intimidante, ya que si tenemos miedo de que podamos usar nuestros dones de la manera equivocada.

Afortunadamente, sin embargo, Dios es la guía para nuestros dones espirituales. Ya que es el Espíritu Santo el que nos da el poder de estas habilidades, que no tiene que preocuparse acerca de nuestras propias inseguridades o limitaciones. Dios puede usar a una persona que lo desea para lograr cosas increíbles, simplemente porque tienen fe en Él.

«Según cada uno ha recibido un don, úselo sirviéndoos los unos a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios» (1 Pedro 4:10, NVI).