Lo que los Adventistas Creen Acerca de la Naturaleza de la Humanidad

Cuando nos fijamos en las decisiones que tomamos en la vida, incluso las pequeñas decisiones diarias, es fácil sentirse como un amasijo de contradicciones.

Podemos pasar todo el día en un trabajo en el que ayudamos a los demás, a continuación, volver a casa y complemento a un miembro de la familia sin ninguna razón en particular. Podemos tratamos de ser amables y pacientes con alguien a quien amamos, sólo para decir algo duras para ellos en el peor momento posible.

Somos capaces de una gran empatía y el altruismo—y también somos capaces de crueldad, el odio, y la insensibilidad. ¿Por qué estamos así?

Los Adventistas del séptimo día vistazo a la Biblia que nos diga que somos. Nos da toda la historia de donde venimos y por qué somos como somos.

Explicaremos lo que se encuentra en la Biblia acerca de:

Todas estas cosas son la clave para la comprensión de nuestra identidad como seres humanos.

CREENCIA DE 7: LA NATURALEZA DE LA HUMANIDAD

El hombre y la mujer fueron hechos a la imagen de Dios con la individualidad, el poder y la libertad de pensar y hacer. 
A pesar de que fueron creados como seres libres, cada uno es una unidad indivisible de cuerpo, mente y espíritu, depende de Dios para la vida y aliento y todas las cosas. 
Cuando nuestros primeros padres desobedecieron a Dios, negaron su dependencia de Él y cayeron de su alta posición. 
La imagen de Dios en ellos se estropeó y se convirtió en sujeto a la muerte. 
Sus descendientes comparten esta naturaleza caída y sus consecuencias. 
Nacen con debilidades y tendencias al mal. 
Pero Dios en Cristo reconcilió al mundo consigo Mismo y por Su Espíritu restaura en penitente de los mortales la imagen de su Creador. 
Creados para la gloria de Dios, están llamados a amarle a Él y a otro, y para cuidar de su entorno. 
(Gén. 1:26-28; 2:7, 15; 3; Ps. 8:4-8; 51:5, 10; 58:3; Jer. 17:9; Hechos 17:24-28; Rom. 5:12-17; 2 Cor. 5:19, 20; Ef. 
2:3; 1 Tes. 5:23; 1 Juan 3:4; 4:7, 8, 11, 20.)

DONDE HIZO LA HUMANIDAD PROVIENEN DE?

El primer paso en la comprensión de lo que somos como seres humanos es comprender de dónde venimos. Si nos fijamos en el segundo capítulo del Génesis, podemos ver la imagen completa.

Es el sexto día de la semana de la creación, y Dios había terminado de redactar el mundo. Él hizo el sol y la luna, el mar y la tierra seca, y había llenado la tierra con todo tipo de plantas y animales. Ahora estaba listo para crear Su obra maestra.

«Entonces el Señor Dios formó al hombre del polvo del suelo y sopló en su nariz aliento de vida, y el hombre se convirtió en un ser viviente. Y el Señor Dios plantó un jardín en Edén, al oriente, y puso allí al hombre que había formado» (Génesis 2:7-8, LBLA).

Esta cuenta en el Génesis nos dice exactamente dónde venimos: de polvo. La única razón por la que vivir, porque Dios nos ha dado vida en nosotros.

Esto nos dice un par de cosas acerca de la naturaleza humana.

En primer lugar, somos seres creados por la que debemos nuestra existencia a Dios. Es Él quien nos hizo. No somos más que una consecuencia de la posibilidad aleatoria de que una hermosa escultura es el resultado de un montón de rocas ser golpeado juntos.

Segundo, somos individuos únicos en que Dios estaba personalmente involucrado en la creación de la humanidad. Todo lo demás en la tierra, las estrellas, las plantas, los animales, fue hablada en la existencia. Dios se tomó el tiempo para llegar a la tierra y esculpir los primeros seres humanos con Su propia mano.

Dios se preocupó lo suficiente para hacernos individuos únicos, cada uno infinitamente precioso para Él. Él nos hizo a Su imagen.

¿QUÉ SIGNIFICA SER CREADO A IMAGEN DE DIOS?

Los seres humanos poseen capacidades específicas de otros seres vivos en la tierra no. Estas características también son cualidades que Dios expresa.

Entonces Dios dijo, «hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza. Y tenga potestad sobre los peces del mar y en las aves de los cielos y sobre el ganado y sobre toda la tierra y sobre todo animal que se arrastra sobre la tierra.»

Creó, pues, Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.

Y Dios los bendijo. Y Dios les dijo: «sed fecundos y multiplicaos, y llenad la tierra y sojuzgadla, y señoread sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo y sobre todo ser viviente que se mueve sobre la tierra» (Génesis 1:26-28, LBLA).

FUIMOS CREADOS CON LA CONCIENCIA.

No sólo el sentido de nuestro entorno, también somos conscientes de ellos. Podemos procesar las cosas voluntariamente y tomar decisiones basadas en la información sensorial que tomamos.

TAMBIÉN FUIMOS HECHOS PARA SER CREATIVO.

Dios creó la tierra y nos dio la capacidad de crear cosas dentro de la tierra. A pesar de que Dios es el proveedor de cada uno de los materiales que podemos usar, Él nos hizo capaces de expresarnos a través de la obra de nuestras manos.

FUIMOS CREADOS PARA EL EJERCICIO DE LA AUTORIDAD.

Mientras que la máxima autoridad pertenece a Dios, Él también dio a la humanidad la responsabilidad. Él le preguntó a Adán y a Eva para el cuidado de la tierra.

SE NOS DIO LA CAPACIDAD DE ELEGIR.

Mientras que uno no puede elegir la vida que está dada, todos podemos elegir qué hacer con lo que se nos ha dado. Podemos elegir lo que ponemos nuestra atención, nuestro amor, nuestra lealtad. Dios no quiere que seamos programado para seguirlo. Él sólo quiere nuestro corazón si estamos dispuestos a darles a Él.

La agencia libre es un componente clave de la naturaleza de la humanidad. Desde el momento en que Adán y Eva fueron creados, que tenía el control de sus propios pensamientos, acciones y deseos.

Génesis pinturas de nosotros una imagen de lo que la humanidad siempre estuvo destinado a ser. Fuimos diseñados para ser individuos únicos con creative corazones y mentes, dotado con el poder de elegir.

Fuimos diseñados para cuidar de este mundo y de la regla que amablemente, convirtiéndose en buenos administradores de la increíble planeta que Dios hizo para nosotros. Pero lo más importante es que fueron diseñados a imagen de Dios, el propósito de vivir en una relación de amor con Él.

Cuando vivían en el Jardín del Edén, Adán y Eva caminaba y hablaba con Dios cada día (Génesis 3:8). Ellos fueron el original de la familia, viviendo en perfecta armonía con el Dios de amor que creó.

Pero algo ha cambiado. Algo que destrozó su relación con Dios y trajo indecible angustia sobre el mundo. Los problemas que ha cambiado la naturaleza de la humanidad desde siempre.

¿CÓMO LA HUMANIDAD SE CORROMPE?

El roto en el que hoy vivimos es un largo camino desde la perfección del Edén. Entonces, ¿cómo fue que todo se desmorone?

La respuesta se encuentra en nuestra capacidad de elegir. Fue el abuso del libre albedrío que Dios nos concedió.

Cuando Dios creó perfectos seres humanos, les dio muchos regalos. El Jardín del Edén fue la intención de bendecir a la humanidad. Todas las criaturas eran pacíficos y había plantas para la alimentación.

Si Él quería que esta raza de seres que Lo ama de verdad y aceptar el amor de Él, que debe ser capaz de elegir Él. Y con el fin de ser capaz de elegir, las opciones deben existir.

«Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: «Usted seguramente puede comer de todos los árboles del jardín, pero del árbol del conocimiento del bien y del mal no comerás, porque el día que comieres de él comieres, ciertamente morirás» (Génesis 2:16-17 LBLA).

Lo que era un mortal como árbol esta haciendo en el Edén, del paraíso? ¿Por qué Dios, que creó todas las cosas, intencionalmente plantar un árbol que podría matar a Adán y Eva que si comían de él?

Esta es una pregunta difícil, y la mejor respuesta que podemos encontrar es que la existencia del Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal, era lo que la humanidad podría aprender a ejercer su libre albedrío.

SI TUVIERAN QUE ELEGIR A DIOS, NO NECESITABA SABER LO QUE LA OTRA OPCIÓN SERÍA.

La presencia del Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal no era una trampa. No era mucho de una tentación, ya que había tantos agradable opciones de comida. Pero este árbol demostraron que los seres humanos no eran de Dios esclavos.

Si querían, tenían la posibilidad a su vez de Él y caminar por un camino diferente. Un camino que, puesto que Dios es el creador y sustentador, los conduciría a la muerte.

Lamentablemente, Adán y Eva dejaron de hablar de obedecer la advertencia de Dios. Ellos fueron engañados por el diablo, engañados por sus palabras de fantasía y atraídos por la idea de ser «como Dios, sabiendo el bien y el mal» (Génesis 3:5 NVI). 

Se cayó de Satanás es el engaño. Y por comer el fruto prohibido, cometieron el primer pecado: la elección de auto encima de Dios. Este acto de pecado introdujo el mal y la muerte en nuestro mundo.

Pero no fue el fruto dañado que a Adán y Eva, fue la decisión detrás de él. Al desobedecer a Dios, Adán y Eva fueron alegando que no tenía necesidad de Él. En lugar de confiar en Dios sabía lo que era mejor para ellos, sus acciones demostraron que ellos sabían lo que era mejor para ellos mismos. Y tan pronto como descubrieron algo que no sabemos todavía, no sólo tenía que saberlo. Ellos querían ser «como Dios».

CÓMO NUESTRA NATURALEZA HUMANA NOS AFECTA HOY EN DÍA

Con esa decisión, la estabilidad en la conexión entre Dios y la humanidad se ha roto. Una vez que la presencia de Dios fue quitado, el pecado barridas, como la oscuridad de llenar una habitación cuando se apague la luz.

Comer la fruta que hizo exactamente como la Serpiente dijo. La humanidad aprendido lo que es en realidad el objetivo de conocer el bien y el mal al mismo tiempo.

Y sin Dios en sus corazones, el pecado y el egoísmo se consume la humanidad. Esto condujo rápidamente al mundo a la catástrofe.

Esa es la forma en que ha sido desde siempre. Cada uno de nosotros nace con la mancha de egoísmo dentro de nosotros. Este egoísmo que nos puede llevar a lastimar a otras personas, el mundo que nos rodea, y en última instancia, a nosotros mismos—todos los engañoso pensar que estamos sirviendo a nosotros mismos. El salmista entendió esto cuando escribió:

«He aquí, yo, fue traído en iniquidad, y en pecado hizo mi madre concebir de mí» (Salmo 51:5 LBLA).

El apóstol Pablo también expresa este sentimiento de la guerra espiritual dentro de nosotros.

«Para mí no entender mis propias acciones. Pues no hago lo que quiero, sino que hago lo que aborrezco, eso. … Yo sé que nada bueno habita en mí, es decir, en mi carne, porque tengo el deseo de hacer lo que es correcto, pero no la capacidad para llevarlo a cabo (Romanos 7:15 a 18, NVI).

Sin una conexión con Dios, la humanidad pierde la perfección que una vez tuvo. La humanidad ya no se asemeja a la de Dios, ellos fueron creados para representar, y el pecado está a la izquierda para tener su camino en el mundo.

Pero aún así, sabemos que esto no es en definitiva lo que queremos. Nadie realmente quiere el mal, el egoísmo y el odio a gobernar el mundo.

Entonces, ¿qué hacemos acerca de esta maldad dentro de nosotros? Hay una forma de recuperar la perfección de la humanidad, una vez tuvo?

Como con tantas otras preguntas, Dios nos ofrece la respuesta a esta así.

¿CÓMO JESÚS REDIME DE LA NATURALEZA HUMANA?

El libro de Génesis nos dice que el hombre fue hecho a imagen de Dios, y que con nuestra rebelión hemos perdido nuestra perfección. Nos convertimos en desesperadamente en necesidad de redención—y un redentor.

Puede ser fácil pensar que, si estamos lo suficientemente bueno en nuestras vidas o simplemente «seguir nuestros corazones,» vamos a superar nuestros impulsos egoístas y llegar a la perfección. La Biblia nos dice que estas ideas son simplemente no es verdad.

«Pero todos nosotros somos como cosa impura, Y toda nuestra justicia son como trapos de inmundicia…» (Isaías 64:6 NVI).

«El corazón es engañoso sobre todas las cosas, y sin remedio; ¿quién lo comprenderá?» (Jeremías 17:9 LBLA).

Dios sabe que no podemos confiar en nuestros propios corazones, o que todo el bien que hacemos en la vida, no pueden hacernos justos. ¿Eso significa que la humanidad está condenada a ser imperfecto para siempre?

No. Dios ya había llegado con una forma para redimirnos y restaurar la pérdida de la conexión que una vez tuvimos con Él. Lo hizo a través de Su único hijo, Jesús Cristo. Jesús es realmente la única persona perfecta Que jamás ha vivido en esta tierra. Al tomar el castigo por nuestros pecados en la cruz, Jesús ha proporcionado Su justicia para todos nosotros, la restauración de nuestra relación con Dios.

«Por lo tanto, como una transgresión resultó la condenación de todos los hombres, así también por un acto de justicia resultó la justificación de vida para todos los hombres.

Porque así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno los muchos serán constituidos justos.

Ahora la ley se introdujo para que abundara la transgresión, pero donde el pecado abundó, sobreabundó la gracia, para que así como el pecado reinó para muerte, así también la gracia reine por la justicia para vida eterna mediante Jesucristo, Señor nuestro» (Romanos 5:18-21 ESV).

No hay nada que los seres humanos pueden hacer en virtud de nuestro propio poder para restaurar la perfección que hemos perdido en el Jardín del Edén. Todo lo que podemos hacer es volverse a Dios, que es perfecto y aceptar el don gratuito de la gracia que Él nos ofrece.

Esa es la única manera en que podemos reparar nuestra relación rota con Dios. Esa es la única manera de escapar de los impulsos egoístas dentro de nuestros corazones y recibir un lugar en el reino de Dios.

Dios quiere ser parte de nuestras vidas. Él quiere que nosotros aceptamos Su gracia y vivir con Él en el Cielo. Pero tenemos que invitar a Él. Tenemos que hacer un diario de elección para llevar a Dios en nuestras vidas para que Él nos puede ayudar a luchar contra el egoísmo, naturaleza pecaminosa que todos llevamos dentro de nosotros. Tenemos que orar como el salmista hizo:

«Crea en mí un corazón limpio, Oh Dios, y renueva un espíritu recto dentro de mí» (Salmo 51:10 LBLA).

Dios está dispuesto a crear una nueva, puro corazón dentro de nosotros. Él nos conceda la victoria. Y cuando lo hace, estaremos mucho más cerca de nuestro Padre Celestial y nuestra eventual en la casa con Él.

Cuando nos fijamos en la humanidad la verdadera naturaleza, cómo Dios nos creó perfectos y cómo hemos perdido la perfección, que nos lleva más cerca de Él.

Entendemos que nunca puede «curar» nuestro pecado por nuestra cuenta, así que buscamos a Cristo, el único y respuesta a nuestra naturaleza roto. Él está listo y esperando para reparar el deterioro de la relación y nos llevan de vuelta a Él.