La muerte, el Estado de los Muertos y la Resurrección

La mayoría de las personas se han preguntado en algún momento de su vida sobre la muerte, la vida después de la muerte, y donde van a terminar. Como seres humanos sabemos que un día vamos a morir. Nadie en esta tierra vidas para siempre.

No es algo que realmente nos gusta pensar. Se puede incluso sentirse como un tema incómodo. Pero la pregunta sigue siendo.

La buena noticia es que tenemos una fuente confiable que nos dice cómo navegar en este difícil tema. Los Adventistas del séptimo día defender lo que la Biblia dice acerca de lo que sucede cuando morimos, y después de morir.

Vamos a mirar de cerca:

LA CREENCIA 26: MUERTE Y RESURRECCIÓN

La paga del pecado es la muerte. Pero Dios, que es el único que es inmortal, va a conceder la vida eterna a Sus redimidos. Hasta ese día la muerte es un estado de inconsciencia para todas las personas. Cuando Cristo, que es nuestra vida, aparezca, los justos resucitados y los justos vivos serán glorificados y arrebatados para encontrarse con su Señor. La segunda resurrección, la resurrección de los injustos, tendrá lugar mil años después. (Job 19:25-27; Ps. 
146:3, 4; Ecl. 9:5, 6, 10; Dan. 12:2, 13; Isa. 25:8; Juan 5:28, 29; 11:11-14; Rom. 6:23; 6:16; 1 Cor. 15:51-54; Cel. 3:4; 1 Tes. 
4:13-17; 1 Tim. 6:15; Ap. 20:1-10.)

LO QUE REALMENTE SUCEDE CUANDO MORIMOS?

La Biblia dice que aquellos que han muerto no saben nada. Eso significa que no somos conscientes del paso del tiempo después de la muerte. No somos conscientes de lo que está sucediendo en el mundo.

La muerte es como un sueño profundo. Tu cuerpo y el espíritu descansa como el aliento de la vida, que hace que el cuerpo y el alma de uno, y la vida—ha vuelto a Dios , hasta la resurrección. 

Si usted ha perdido un ser querido o quiere saber lo que pasa cuando uno muere, es una pregunta que pesa en la mente de todos en algún momento.

«Porque los que viven saben que han de morir, pero los muertos no saben nada, y no tienen más recompensa, pues la memoria es puesta en olvido. Su amor y su odio y su envidia ya han perecido, y siempre que no tengan más compartir en todo lo que se hace debajo del sol» (Eclesiastés 9:5,6, LBLA).

«y el polvo vuelve a la tierra como era, y el espíritu vuelve a Dios que lo dio» (Eclesiastés 12:7, NVI).

En el principio Dios hizo al hombre en el Jardín del Edén del polvo de la tierra. Entonces, sopló el aliento de vida en las narices de Adán.

En el momento en que Adán se convirtió en un ser viviente.

«Entonces el SEÑOR Dios formó al hombre del polvo del suelo y sopló en su nariz aliento de vida, y el hombre se convirtió en un ser viviente» (Génesis 2:7, NVI).

Observe el versículo dice que Adán se convirtió en un ser viviente cuando Dios sopló el aliento de vida en su nariz. La Versión King James dice de esta manera:

«Y el SEÑOR Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida; y fue el hombre un alma viviente» (Génesis 2:7, NVI).

Close-up de la cara de la mujer con sus ojos cerrados.

Su aliento es lo que le convirtió en un alma viviente – una criatura viviente. Cuando morimos, dejamos de respirar y descansar. Ningún lugar en la Biblia dice que el alma es separada del cuerpo.

Un alma es un ser viviente (Génesis 2:7). Un alma es la combinación de un cuerpo y el aliento de la vida. El alma no puede existir sin el cuerpo o la respiración.

«…el cuerpo sin el espíritu está muerta» (Santiago 2:26, NVI).

«el tiempo que mi alma estuviere en mí, y el espíritu de Dios en mis narices» (Job 27:3, NVI).

Podemos ver esta idea se ilustra mirando una bombilla de luz. Sin electricidad, la luz de una bombilla no tiene luz. Con el fin de producir luz, tanto la bombilla y la electricidad son necesarios. Del mismo modo, el cuerpo no tiene vida sin el aliento de Dios. Su alma no es un ser separado.

Algunas religiones o denominaciones enseñar a otras ideas acerca de lo que sucede cuando morimos. Por ejemplo, algunas personas creen en el purgatorio, la reencarnación, la inmortalidad del alma, la vida después de la muerte, etc.

Es importante cuando se busca en diferentes ideas sobre el estado de los muertos a pesar de que cada docente de acuerdo a la Biblia.

«Si ellos no hablan de acuerdo a esta palabra, es porque no hay luz en ellos» (Isaías 8:20, NVI).

La Biblia dice que la muerte es como un sueño, y los muertos no saben nada. No hay necesidad de preocuparse acerca de un ser querido que ha fallecido. Ellos están descansando en paz en la tumba. Ellos no están en el dolor. Ellos no están en algún otro lugar de ser atormentado. Ellos simplemente están a la espera en la tumba hasta que Jesús regrese.

Un close-up de un llovido en la manzana en un árbol.

¿POR QUÉ TENEMOS QUE MORIR?

La Biblia nos dice que la paga del pecado es la muerte. En otras palabras, el costo de nuestro pecado es la muerte. El pecado entró en este mundo en el Jardín de Edén en el principio de los tiempos.

«Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro» (Romanos 6:23, NVI).

«Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y la muerte mediante el pecado, y así la muerte se extendió a todos los hombres, porque todos pecaron» (Romanos 5:12, NVI).

Dios había dicho a Adán y Eva que podían comer de todos los árboles en el jardín, excepto por uno. Él dijo que si comían del Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal que iba a morir.

«pero del árbol del conocimiento del bien y del mal no comerás, porque el día que comieres de él comieres, ciertamente morirás» (Génesis 2:17, NVI).

Por desgracia, leemos en Génesis 3 que Eva comió del Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal y compartió algunas de las frutas con su esposo, Adam, que también se la comió.

«Así que cuando la mujer vio que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y que el árbol era deseable para alcanzar sabiduría, tomó de su fruto y comió, y también le dio también a su marido que estaba con ella, y él comió» (Génesis 3:6, NVI).

Debido a nuestra naturaleza pecaminosa, todos nos enfrentamos a la muerte física de un día. La buena noticia es que la muerte no tiene que ser el final. Tenemos la esperanza de la salvación y la vida eterna a través de Cristo Jesús.

Madre y su hijo de las manos al caminar en la naturaleza en la puesta del sol.

LA PRIMERA Y LA SEGUNDA RESURRECCIÓN

LA PRIMERA RESURRECCIÓN

Cuando Jesús regrese en el final de los tiempos, todos los que han muerto creyendo en Cristo tendrá una resurrección corporal e ir al Cielo con Él. Esta es la primera resurrección.

Esta es la Buena Noticia! Los creyentes tienen la esperanza de la vida eterna, porque pone su confianza en el Señor Jesús.

«Porque el Señor mismo descenderá del cielo con voz de mando, con voz de arcángel, y con el sonido de la trompeta de Dios. Y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que están a la izquierda, serán arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor» (1 Tesalonicenses 4:16,17, LBLA).

La primera resurrección ocurre cuando Cristo regrese. Esta resurrección es para aquellos que fueron fieles a Cristo y murió. Estos resucitado personas se unirán a todos los fieles Cristianos que aún viven. Juntos van a ir al Cielo.

LA SEGUNDA RESURRECCIÓN

La segunda resurrección que ocurre después de los mil años han pasado. Esta resurrección es para los que fueron infieles a Cristo. Estas son las perdidas de personas que decidieron no seguir a Cristo durante su vida en la tierra.

«El resto de los muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años. Esta es la primera resurrección» (Apocalipsis 20:5, NVI).

Por desgracia, estas personas no son resucitados a la vida eterna, pero en lugar de la cara de la muerte segunda.

LO QUE ES LA MUERTE SEGUNDA?

Los que son resucitados en la segunda resurrección será la cara de la sentencia. Morirán una muerte final que dura para siempre.

«La Muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda, el lago de fuego» (Apocalipsis 20:14, NVI).

La segunda muerte es la consecuencia eterna de estar separado de Dios. Usted puede tener las imágenes en su mente de eterno tormento y sufrimiento para los pecadores perdidos – un infierno eterno donde arde el fuego a los perdidos para siempre y nunca.

Un joven empresario mirando pensativo contra un fondo oscuro

Pero ¿qué dice la Biblia? Los que mueren sin fe en Jesús se enfrentará a la separación eterna de Dios – no el sufrimiento eterno.

Si los malvados eran atormentados en el infierno para siempre, que sería almas inmortales. La Escritura dice que sólo Dios es inmortal, y sólo aquellos que eligen la redención a través de Jesucristo se concederá la vida eterna (Juan 3:15-16; 17:3).

«… el Rey de reyes y Señor de señores, el único que tiene inmortalidad, que habita en luz inaccesible, a quien nadie ha visto ni puede ver» (1 Timoteo 6:15, 16, NVI).

Y cuando la perdió de morir la segunda muerte, que será como no más, como la ceniza en el suelo. Ellos son destruidos para siempre, no siempre quema.

El fuego es un fuego que consume. Y cuando toda la iniquidad ha sido destruido, el fuego se extinguirá.

«He aquí, ellos son como paja; el fuego los consume; no pueden librarse del poder de la llama. No hay carbón para el calentamiento de uno, es este, no hay fuego para sentarse antes!» (Isaías 47:14, NVI).

Cuando Jesús murió en la cruz, Él experimentó lo que la segunda muerte que iba a ser como la separación de la presencia de Dios que todos los malvados de la experiencia al morir la segunda muerte en el final de los mil años.

Era un sentimiento devastador para Jesús y Él gritó justo antes de morir:

«Cerca de la hora novena Jesús clamó a gran voz, diciendo: «Eli, Eli, lema sabachthani?», es decir, «dios mío, Dios mío, żpor qué me has abandonado?» (Mateo 27:46, LBLA).

LO QUE SUCEDE AL PUEBLO FIEL DE DIOS?

Después de la final de la muerte de los infieles, Dios creará una nueva tierra libre del pecado y de la muerte. El pueblo de dios va a vivir libre de dolor y de tristeza. Se podrá disfrutar de una vida de eterna felicidad, donde el pecado no es más. «Luego vi un cielo nuevo y una tierra nueva, porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar estaba a no más… y la muerte no existirá más, ni habrá duelo, ni clamor, ni dolor más, porque las primeras cosas pasaron» (Apocalipsis 21:1-4, LBLA).

Close-up de un hombre manos de la celebración de la Biblia.

¿CÓMO NOS PREPARAMOS PARA LA MUERTE Y LA RESURRECCIÓN?

Si quieres ser parte de la primera resurrección, es necesario buscar una relación con Dios. Aceptar a Jesús como su Salvador hoy.

«»Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que cree en él no perezca, sino que tenga vida eterna» (Juan 3:16, NVI).

Usted puede vivir una vida de fe y de ser parte del pueblo fiel de Dios al final de los tiempos a través de la oración y el estudio de la Biblia!

«Porque el Señor ama la justicia; él no abandona a sus santos. Se conservan para siempre, pero los hijos de los impíos serán cortados. Los justos heredarán la tierra y los moradores de ella para siempre» (Salmo 37:28,29, LBLA).

A través de la lectura de la Palabra de Dios, usted aprenderá más acerca de Él. Como estudiar la Biblia y orar usted va a construir una relación con Él. Usted puede aceptar a Jesús como su Salvador y Le siguen en pocos y sencillos pasos. Será la mejor decisión que puedas tomar!

«Porque, si confiesas con tu boca que Jesús es Señor y crees en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo» (Romanos 10:9, NVI).

5 SENCILLOS PASOS PARA LA SALVACIÓN

  1. Creer en el nombre de Jesucristo.
  2. Reconocer que eres un pecador en necesidad de un Salvador.
  3. Reconoce la paga del pecado es la muerte.
  4. Pídale perdón a Dios y arrepentirse de su pecado.
  5. Aceptar a Jesús como su Salvador personal y le siguen.

Una vez que hemos aceptado a Jesús como su Salvador personal, es importante para vivir una vida como Cristo vivió en respuesta a lo que Dios ha hecho por usted. Queremos ser como Jesús, no como un medio de salvación, sino de nuestro amor por Él.

Primer plano de un hombre y una mujer tomados de la mano en una mesa de madera

Jesús es nuestro ejemplo! Podemos vivir como Cristo la vida siguiendo los principios rectores que se encuentran en la Biblia. Aquí están algunos de esos principios:

«Pero el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, dominio de sí; contra tales cosas no hay ley» (Gálatas 5:23, NVI).

«Finalmente, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honorable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es digno de elogio, si hay alguna excelencia, si hay algo digno de alabanza, en esto pensad» (Filipenses 4:8, NVI).

«Un mandamiento nuevo os doy, que os améis unos a otros; que como yo os he amado, así también os améis unos a otros» (Juan 13:34, LBLA).

Los cristianos son llamados a ser luz en la comunidad. Dondequiera que vaya, los demás deben ver a Jesús en ti. Jesús es el amor. Vamos a seguir Su ejemplo!

Un destacado fundador de la Iglesia Adventista , dijo una vez,

«El Cristiano peregrino no puede ser amargo, triste, deprimido. Es una tergiversación de la fe Cristiana a ser arisco, irrazonable, o agrio en el espíritu. Mis hermanos y hermanas, ya no apreciar ese espíritu. Prestar atención a la exhortación de los apóstoles para provocar el uno al otro a amor y a las buenas obras.

¿Cómo puedes hacer esto?—Por conciencia, un comportamiento coherente. Ocasionalmente pausa para resumir los resultados de un curso de este tipo, a fin de determinar si es el mejor curso a seguir. Usted encontrará que una cuidadosa consideración las necesidades, amablemente palabras de simpatía, y reflexivo de asistencia en ayudar a los demás en su trabajo, anima no sólo a ellos, sino a sí mismos como bueno, porque así se convierten en obreros juntamente con Dios.» – Elena de White, Manuscript Releases (manuscritos)tomo 7, pág. 99

Este aparentemente sombrío de un tema importante para los Cristianos Adventistas, porque trae esperanza a aquellos que están sufriendo. Si has perdido a alguien amado y pregunto si estarán en el cielo – o usted se ha preguntado si actualmente están sufriendo en el infierno, la comprensión de la verdad acerca de la muerte, el estado de los muertos y la resurrección ofrece la paz.

Si alguna vez te has preguntado acerca de lo que sucede cuando morimos, es reconfortante saber que Dios no es vengativo. Él no es el tipo de dios que iba a atormentar a sus hijos descarriados por siempre y para siempre. Él es un Dios de misericordia.

También tenemos la esperanza de la resurrección y de un día a ver a nuestros seres queridos que han muerto en Cristo resucitado a la vida de nuevo algún día pronto.