Lo que los Adventistas Creen Acerca de la Experiencia de la Salvación

¿Qué significa la «experiencia» de la salvación?

La salvación es ser salvados de nuestros pecados y aceptar el regalo de Dios de la vida eterna. Al aceptar la salvación de Dios, puede estar en paz sobre su futuro. Usted no tiene que vivir en miedo, porque Dios ha prometido salvar de las consecuencias eternas del pecado.

Cuando elegimos la salvación, aceptamos que somos hijos de Dios.

«Como muchos Le recibieron, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios, incluso a los que creen en Su nombre» (Juan 1:12, NVI).

Dios dio a Su Hijo, Jesucristo, para hacer el último sacrificio y redimirnos del pecado. El pecado lleva a la muerte, pero desde que Jesús murió en nuestro lugar, ya no estamos condenados a morir para siempre. Podemos afirmar que este regalo a través de nuestras convicciones y nuestra lealtad a Él.

Pero vamos a profundizar en el significado y el proceso de la salvación a través de Jesucristo:

La salvación que encontramos en Jesús es el regalo más precioso que se pueda imaginar. Afecta a nuestras vidas eternamente, y en el aquí y ahora.

LA CREENCIA 10: LA EXPERIENCIA DE LA SALVACIÓN

En infinito amor y misericordia de Dios hizo que Cristo, que no conoció pecado, fuera hecho pecado por nosotros, para que en Él fuésemos hechos justicia de Dios. Guiados por el Espíritu Santo sentimos nuestra necesidad, de reconocer nuestros pecados, nos arrepentimos de nuestras transgresiones, y el ejercicio de la fe en Jesús como Salvador y Señor, Sustituto y Ejemplo. Este ahorro de la fe viene a través del poder divino de la Palabra y es el don de la gracia de Dios. Por medio de Cristo somos justificados, adoptados como hijos e hijas de Dios, y libertados del dominio del pecado. A través del Espíritu nacemos de nuevo y lo santificó; el Espíritu renueva nuestras mentes, escribe la ley de Dios de amor en nuestros corazones, y nos da el poder para vivir una vida santa. Permaneciendo en Él somos hechos partícipes de la naturaleza divina y tenemos la seguridad de la salvación ahora y en el juicio. (Gén. 3:15; Isa. 45:22; Isa. 53; Jer. 31:31-34; Ezequiel. 33:11; 36:25-27; Hab. 2:4; Marcos 9:23, 24; Juan 3:3-8, 16; 16:8; Rom. 3:21-26; 8:1-4, 14-17; 5:6-10; 10:17; 12:2; 2 Cor. 5:17-21; Gal. 1:4; 3:13, 14, 26; 4:4-7; Ef. 2:4-10; Cel. 1:13, 14; Tito 3:3-7; Heb. 8:7-12; 1 Pedro 1:23; 2:21, 22; 2 Pedro 1:3, 4; Ap. 13:8.)

¿QUÉ ES LA SALVACIÓN?

La salvación significa que se entregan. Somos salvos. A pesar de que la humanidad está sujeta a las consecuencias eternas del pecado, Dios nos ha dado un camino de salida a través del sacrificio de Su único Hijo, Jesús.

La salvación es un regalo de Dios para salvarnos de la muerte eterna.

Desde el principio de la tierra, los seres humanos han elegido a desobedecer. Pero Dios, en Su gran amor, eligió para redimirnos. Estábamos condenados a la destrucción. Pero Dios dio a Su Hijo «para que todo el que crea en Él no perezca, sino que tenga vida eterna» (Juan 3:16, NVI).

El sacrificio de Jesús Cristo nuestra salvación posible. Él dio Su vida perfecta para hacer un camino para nosotros para ser salvos. La salvación satisface las demandas de la Ley de Dios y Su ira contra el pecado, mientras que al mismo tiempo mostrar el amor de Dios por los pecadores.

«Pero dios demuestra Su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros» (Romanos 5:8, NVI).

Adventista del séptimo día los Cristianos creen que Jesucristo es el único camino para recibir la salvación. «No hay salvación en ningún otro, porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos» (Hechos 4:12, NVI). Su vida, muerte y resurrección asegura nuestra salvación.

¿POR QUÉ LA HUMANIDAD NECESITA LA SALVACIÓN?

Adán y Eva, en el Jardín del Edén, decidió desobedecer la orden de Dios. Él les había dado permiso para comer del fruto de todos los árboles del Huerto, excepto una.

«Del árbol del conocimiento del bien y del mal no comerás,» les dijo. «En el día que comas de él comieres, ciertamente morirás» (Génesis 2:17, NVI).

Cuando tentado por el demonio hablando a través de una serpiente, que prometió a Eva que ella iba a ser «como Dios» (Génesis 3:5, NVI), decidió desobedecer. La idea era tan extrañamente tentador. Así que Eva trató de la fruta, dio algunos a Adán, y Él se lo comió también.

No era un gran lujo de la prueba. Dios no estableció un increíble desafío. Sin embargo, insignificante como era la orden de Dios requiere obediencia. Es necesaria la fe. Es necesario confiar en Dios de la manera perfecta, incluso cuando se presenta con la oposición de las circunstancias.

Cuando Adán y Eva decidieron seguir sus propios deseos y curiosidad en lugar de confiar en Dios, que ilustra la capacidad humana para ser egoísta, ser desviados, de abuso del don de la libre elección. Es por eso que el Dios tenía que poner el Plan B en su lugar.

«Entonces el Señor Dios dijo,» he Aquí, el hombre se ha hecho como uno de Nosotros, sabiendo el bien y el mal; y ahora, él podría llegar con su mano, y tome la fruta del árbol de la vida, y coma, y viva para siempre «—por tanto, el Señor Dios le envió fuera del Jardín de Edén, para cultivar la tierra de la cual fue tomada» (Génesis 3:23, NVI).

Sin un Salvador, la humanidad estaba condenada al fracaso. La ley de dios había sido roto. Y para evitar una existencia pecaminosa de durar para siempre, la pena era la muerte.

¿HAY ESPERANZA PARA LA HUMANIDAD?

A pesar de que Dios quería que Adán y Eva a obedecer, Él ya tenía un plan para su redención, si eligieron desobedecer. Él los amaba demasiado como para dejarlos sin esperanza.

Esa noche, cuando Vayad vinieron a reunirse con Adán y Eva, ellos se escondieron. Cuando los encontró, Él preguntó, «¿has comido del árbol de que te mandé que no debe comer» (Génesis 3:11, NVI)? 

En lugar de tomar responsabilidad, Adán culpó a Eva. Cuando Dios le pidió a Eva lo que pasó, ella culpó a la serpiente (Génesis 3:12,13).

El pecado había comenzado su triste trabajo de causar división, desconfianza, y la auto-preservación.

En que momento de la tragedia, Dios pronunció la primera promesa. Hablando a la serpiente, prometió,

«Pondré enemistad entre ti y la mujer. Y entre tu simiente y su simiente; Él te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar» (Génesis 3:15, NVI).

Estas palabras apuntó hacia la promesa de la salvación. Jesús vendría a la tierra para ser tentado y asesinado por Satanás y sus fuerzas. Su talón «molido» (Génesis 3:15, NVI). Jesús iba a sacrificar Su vida por nosotros, pero volvería a vivir de nuevo.

A causa de Su sacrificio, Jesús iba a ganar la victoria sobre el pecado y Satanás. Él iba a «herir» a la «cabeza» del mal (Génesis 3:15, NVI).

Jesús va a ganar la victoria, y Satanás sería para siempre una conquistado al enemigo.

Jesús, el Hijo de Dios, se ofreció para dar Su vida en el lugar del pecador. Él vino a la tierra como el Cordero «que fue inmolado desde la fundación del mundo» (Apocalipsis 13:8, NVI). Iba a hacer el regalo de la salvación es posible.

El pecado o el mal, busca negar la autoridad de Dios y se preocupa sólo de sí mismo. En el Jardín del Edén, es como si nos convirtió infectado con él. Pero mientras la ira de Dios está en contra del pecado, Dios es infinito amor por los pecadores. La ley de dios había sido roto y una pena tuvo que ser pagado. Para pagar esta deuda, el amor de Dios, a través de Jesús Cristo, llegó al otro lado del abismo e hizo un camino de salvación.

«Porque tanto amó Dios al mundo que dio a Su Hijo unigénito, para que todo aquel que cree en Él no perezca, sino que tenga vida eterna. Porque Dios no envió a Su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por Él» (Juan 3:16, 17, NVI).

Sabiendo que nuestro futuro está seguro nos da la paz que trasciende los tiempos difíciles. La paz de dios llenará su corazón, y ayudar a sobrevivir a cualquier cosa que la vida puede ofrecer.

¿CÓMO PODEMOS ACEPTAR LA SALVACIÓN?

Jesús ofrece gratuitamente a cada uno de nosotros el don de la total redención del pecado. Nuestra parte en la aceptación de este regalo es muy sencillo:

«Que si confesares con tu boca que Jesús es Señor, y crees en tu corazón que Dios Le levantó de los muertos, serás salvo. Uno cree con el corazón, lo que resulta en la justicia, y se confiesa con la boca, lo que resulta en la salvación» (Romanos 10:9-10, NKJV).

Es nuestra creencia en Él y de nuestra elección para Lo que nos permite ser salvos. Y esto viene a nosotros de forma gratuita—a pesar de que Le costó el mejor precio.

Y Dios no acaba de celebrar este regalo en frente de usted, esperando que te atrapa. Él realmente quiere aceptar Su regalo de la salvación. Una vez que usted lo acepta, Él perdona tus pecados pasados y lo mira a usted como si usted nunca ha pecado. Dios los intercambios tu pecaminoso registro con Jesús impecable registro. A continuación, se compromete a ayudar a aprender a mantener su registro limpio. Él dice,

«He aquí, yo estoy a la puerta y llamo, si alguno oye Mi voz y abre la puerta, entraré a él y a cenar con él, y él Conmigo» (Apocalipsis 3:20, NVI).

La gracia de dios se extiende a cada persona. La gracia, el favor inmerecido de Dios todopoderoso, es un don gratuito que se da a cualquier persona que pregunte.

«Porque por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios» (Efesios 2:8, NVI).

La gracia nos salva. Estamos tan agradecidos por este maravilloso regalo!

El corazón del dios de amor que quiere desesperadamente de salvar a la humanidad. Va a dejar ninguna piedra sin mover para asegurarse de que cada persona que recibe una invitación a aceptar la salvación.

Sin embargo, mientras que nuestra parte es simple, eso no significa que no siempre es fácil. Aceptar el regalo de Dios significa ponerlo a Él en primer lugar. Significa crecer espiritualmente, con Él como su guía, en la persona que Él nos creó para ser.

Dios también nos da Su Espíritu Santo para que nos guíe a través de todo. Cuando usted recibe la salvación, el Espíritu Santo permiso para trabajar en tu vida.

Pero es importante recordar que este regalo es su elección. Aunque Dios sabe que Su camino es el mejor, Él nunca va a obligar a que Le siga.

EL ARREPENTIMIENTO COMO PARTE DE LA SALVACIÓN

Para ilustrar el regalo de Dios de la salvación, Jesús contó la historia del hijo pródigo.

En Lucas capítulo 15, las Escrituras nos dicen acerca de un joven rebelde que decidió darle la espalda a su hogar y a su amoroso padre.

«Quiero que mi herencia ahora, Papá!», dijo. A pesar de sus dudas, su papá le dio el dinero.

La Biblia registra que la joven recogió su dinero y posesiones, y se fue a un país lejano. Mientras que allí, él «derrochador de sus bienes, con pródigo que viven» (Lucas 15:13, NVI).

Después de que pasó todo su dinero, la Biblia dice que «él comenzó a pasar necesidad» (Lucas 15:14, NVI). Hubo hambre en la tierra. Sin amigos y sin dinero, él se estaba muriendo de hambre. Él encontró un trabajo en la alimentación de cerdos, y que «volvería a llenar su estómago con las vainas que los cerdos comían» (Lucas 15:16, NVI).

Él había golpeado el fondo de la roca.

Mientras el joven se alimenta a los cerdos, un pensamiento vino a su mente. «¿Cuántos de mi padre jornaleros han pan suficiente y de sobra, y yo aquí perezco de hambre!» (Lucas 15:17, NVI).

«Me levantaré e iré a mi padre», él decidió (Lucas 15:18, NVI).

El joven previsto un discurso. Él iba a decirle a su padre que él sólo quería ser un siervo. Iba a confesar su falta de mérito, y rogar por un lugar en los siervos de la mesa.

Con esta resolución, comenzó el largo camino de vuelta a casa. Poco sabía lo que le esperaba cuando él volvió.

«Cuando aún estaba lejos, lo vio su padre y fue movido a misericordia, y corrió, y se echó sobre su cuello y lo besó» (Lucas 15:20, NVI).

Como el hijo trató de decir su discurso preparado, su padre le dijo a los sirvientes para obtener de él la ropa nueva. Su padre ordenó que una fiesta se hizo en su honor y se lo llevó de vuelta a su hijo. «Mi hijo muerto era y ha revivido; se» proclamó. «Estaba perdido, y es hallado» (Lucas 15:24, NVI).

Como el hombre en esta historia, solo y lejos de su padre, en los que nos encontremos lejos de Dios. Tenemos la sensación de una falta en nuestra vida. Nos damos cuenta de que algo falta. Tal vez hemos tocado el fondo de la roca.

Mientras que puede que no reconoce, Dios está constantemente en el trabajo en nuestras vidas. A través del Espíritu Santo, Dios atrae a nuestros corazones. «Nunca te dejaré ni te desampararé,» Él dice (Hebreos 13:5, NVI). Incluso cuando nos sentimos lejos de Él, Su amor es el trabajo que nos llame a sí Mismo. Él no dejarán medios preventivos para traernos la salvación. La Biblia dice que la «bondad de Dios te guía al arrepentimiento» (Romanos 2:4, NVI).

El arrepentimiento es el primer paso en nuestra experiencia de salvación. Debemos darnos cuenta de que necesitamos algo más en nuestra vida. Debemos reconocer que no somos suficiente. Debemos ver que, aun cuando tratamos de hacer el bien, «toda nuestra justicia es como trapos de inmundicia» (Isaías 64:6, NVI). 

Pero esta comprensión no está pensado para llevar nuestra esperanza. Esto significa que podemos encontrar nuestra esperanza a través de la única que realmente puede salvarnos. Sólo la gracia de Dios en nuestra vida nos puede ayudar a seguirlo.

Como el padre en la historia del hijo pródigo, Dios está esperando para darnos la bienvenida a casa. Él anhela darnos el don del perdón.

No le importa lo que hemos hecho o lo que hemos hecho. Sólo necesitamos el sentido de nuestra necesidad y gire hacia la «casa». Después de un arrepentimiento verdadero, todo lo que importa es que ahora estamos caminando con Dios.

«Hay gozo en la presencia de los ángeles de Dios por un pecador que se arrepiente» (Lucas 15:10, NVI).

Tanto como Dios quiere que nosotros seamos salvos, Él no fuerza de salvación en nosotros. Tenemos que preguntarle a Él. Tenemos que quieren ser salvados. Dios es respetuoso de nuestra elección, incluso si se trata de una elección en contra de Él. Cuando elegimos a Cristo, Él dice: «Venid ahora, y razonemos juntos». Dios quiere hablar con nosotros. Él promete, «Aunque vuestros pecados sean como la grana, quedarán blancos como la nieve; aunque sean rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana» (Isaías 1:18, NVI).

Después nos arrepentimos y confesamos nuestros pecados, Dios se regocija para que nos perdone. La Biblia nos dice, «Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad» (1 Juan 1:9, NVI).

En los Salmos, David escribe: «Tú, Señor, eres bueno, y está listo para perdonar» (Salmo 86:5, NVI). Él es «no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento» (2 Pedro 3:9, NVI). Se emociona el corazón de Dios para ser capaz de dar el regalo del perdón.

Después de que hemos aceptado a Jesucristo, estamos llamados a «caminar en novedad de vida» (Romanos 6:4, NVI). El Hijo de dios vino a salvar»a Su pueblo de sus pecados» (Mateo 1:21, NVI). Dios quiere mostrar una mejor, más feliz manera de vivir su vida.

¿QUÉ SIGNIFICA LA SALVACIÓN HACER EN MI VIDA?

La salvación nos da un «futuro y una esperanza» (Jeremías 29:11, NVI). Jesús promete: «yo te daré un corazón nuevo y pondré un espíritu nuevo dentro de vosotros» (Ezequiel 36:26, NVI).

En el libro de Juan, la conmovedora historia se cuenta de una mujer que fue sorprendida «en el adulterio, en el mismo acto» (Juan 8:4, NVI). Por la ley Judía, su castigo sería la muerte por lapidación.

Los líderes Judíos, con ganas de atrapar a Jesús, trajo a la mujer para Él. Le recordó a la ley de Moisés, y luego le preguntó: «Pero ¿qué dicen Ustedes» (Juan 8:5, NVI)?

En lugar de condenar a la mujer, Jesús se arrodilló y comenzó a escribir en la tierra. Como los líderes de la observaba, se presionó por una respuesta.

Jesús simplemente dijo, «el que de vosotros esté sin pecado, vamos a echarle un contra ella la piedra el primero» (Juan 8:7, NVI), luego volvió a la escritura. Como los líderes se acercó a leer las palabras en la tierra, el Espíritu Santo culpables de sus propios pecados. «Desde la más antigua hasta la última,» volvieron, y a la izquierda (Juan 8:9, NVI).

Jesús quedó solo con la mujer acusada. Él levantó la vista de Su escrito a ver que la acusando a multitud se había ido.

«Mujer, ¿dónde están los acusadores de los suyos? No tiene un condenado?» Él preguntó.

Ella respondió, «nadie, Señor».

Entonces Jesús habló estas palabras de perdón, «Ni yo te condeno; vete, y no peques más» (Juan 8:9-11, NKJV).

Jesús ofreció su perdón y el perdón. Su gracia se celebró la esperanza y un futuro para ella. Sin embargo, Su perdón no le dio permiso para regresar a su vida de pecado. «Vete, y no peques más», Le dijo (Juan 8:11, NVI).

Jesús se encuentra con nosotros donde estamos, y se deleita en la que nos salva de nuestra condición perdida. No hay ningún camino es demasiado oscura para viajar a salvarnos. No hay vida pecaminosa que su gracia y Su perdón no puede remake de nosotros.

Debido a Su gran amor, Le respondemos con amor y gratitud. «Si Me amáis,» dice Jesús, «guardad Mis mandamientos» (Juan 14:15, NVI). Nuestra respuesta de amor a la increíble sacrificio de Jesucristo es para seguirle a Él y obedecer Sus enseñanzas.

Nuestras obras no ganar nos mérito con Cristo. No es por «obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino conforme a Su misericordia, nos salvó» (Tito 3:5, NVI). Sin embargo, como la mujer sorprendida en adulterio, Jesús declara con nosotros de no volver a nuestra vida de pecado.

James habla de la relación entre nuestra creencia en la salvación de Dios y de cómo nuestras creencias afecta a nuestras decisiones diarias.

«Si un hermano o una hermana están desnudos, y tienen necesidad del mantenimiento de alimento diario,  y uno de vosotros les dice:» id en paz, se calienta y se llena, pero no les dais las cosas que son necesarias para el cuerpo, ¿de qué le sirve» (Santiago 2:15,16, NKJV)?

Podemos ver inmediatamente que decirle a una persona necesitada teníamos la esperanza de que se les ayudó sin ayuda de ellos no tendría sentido.

Como en realidad ayudar a los necesitados, en lugar de sólo hablar de ello, por lo que Dios nos quiere seguir Su guía en nuestra vida. No es la ocasional de un paso en falso, o el ocasional buena obra que cuenta con Dios. La forma en que elegimos vivir nuestra vida, los hábitos que se forman por las repetidas acciones—estos son lo que Dios ve.

Si profesamos amar a Dios, pero se niegan a seguir Su liderazgo, nuestra profesión no significa mucho. Nuestra decisión de seguir Su orientación es nuestra respuesta de amor por Su increíble sacrificio.

Pensar en ello. Si realmente creemos en algo, nuestras acciones lo demuestran. Si alguien cree que un libro va a ser muy interesante para que lo compre o retirar de la biblioteca. Si alguien cree que una persona sería un buen amigo, que voy a pasar tiempo con ellos. Así que si creemos que Jesús murió para que podamos vivir, seguramente, que tendrá un efecto sobre la forma en que vivimos nuestras vidas.

Pero si cometemos errores o se extravíe, Dios todavía está allí para nosotros.

La noche antes de que Jesús fue crucificado, Él advirtió a Sus discípulos, «velad y orad, para que no entréis en tentación. El espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil» (Marcos 14:38). 

A pesar de que hemos elegido a Jesús, siempre vamos a ser tentados a pecar. Podemos encontrarnos querer pecar. Mientras que nuestra mente nos dice lo que es correcto, nos encontramos a nosotros mismos a ser débil en la fuerza de voluntad.

Aquí es donde Dios va a trabajar incansablemente nos da poder para seguir Su guía. Él no nos deja solos. «Nunca te dejaré,» (Hebreos 13:5, NVI) Él nos dice. Él se regocija con nosotros en cada paso que tomamos hacia el Cielo. . 

«Nosotros le amamos a Él porque Él nos amó primero» comparte el apóstol Juan (1 Juan 4:19, NVI). «Por el amor de Cristo nos obliga,» escribe el apóstol Pablo, «que los que viven ya no vivan para sí, sino para aquel que murió por ellos y resucitó» (2 Corintios 5:14, 15, NVI). 

Pablo dice, «por Tanto, si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí, todas las cosas son hechas nuevas» (2 Corintios 5:17, NVI).

PUEDO ESTAR SEGURO DE QUE SOY SALVO?

Cuando aceptamos a Jesús como nuestro Salvador y entregar nuestra vida a Su control, podemos estar seguros de nuestra salvación eterna. Juan escribe: «hijitos, permaneced en Él, para que cuando Se manifieste, tengamos confianza y no nos alejemos de Él avergonzados en Su venida» (1 Juan 2:28, NVI). 

Como permanecemos en Cristo Jesús, podemos estar seguros de que tenemos vida eterna.

Desde el momento en que podemos reclamar a Jesús como nuestro Señor y Salvador, Dios nos considera como digno porque el sacrificio de Jesús. Podemos estar seguros de nuestra salvación a través de la sangre de Jesucristo.

Pablo escribe, «porque estoy convencido De que ni la muerte ni la vida, ni ángeles, ni los principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada podrá separarnos del amor de Dios que es en Cristo Jesús Señor nuestro.» (Romanos 8:38, 39). Cuando elegimos a Cristo, Él nos sostenga en Su mano. Él nunca nos vamos a ir, a menos que, decididamente, gire a la espalda de Él.

En Marcos, Jesús cuenta una parábola utilizando el ciclo de vida de un grano. «El Reino de Dios,» Él dice, es como un agricultor que planta la semilla en el suelo. El campesino que intenta hacer de la mejor de las condiciones para la semilla, pero él no puede hacer crecer. La semilla brota y crece, el agricultor «a sí mismo no saben cómo». «Primero hierba, luego la cabeza, después de que el grano lleno en la cabeza» (Marcos 4:26-28, NKJV).

Nuestra experiencia Cristiana es como una semilla de grano. Cuando comenzamos a aceptar la salvación de Dios, que se plantan en el jardín de Dios. Dios nos da la oportunidad de crecer y florecer. Cuando nuestros primeros hojas de empuje de la tierra, somos un pequeño perfecto de la planta. No tenemos la fruta. Estamos a sólo un pequeño, indefenso de la planta. Sin embargo, estamos siguiendo a Dios con todo nuestro corazón, y creciendo a lo mejor de nuestra capacidad.

A medida que aprendemos más del plan de Dios para nuestras vidas, seguimos creciendo en Él. Nuestra tallo crece más, y más hojas salen. Somos perfectos tallos de grano, pero aún no tenemos la fruta. Mientras seguimos a aceptar los nutrientes que se proporcionan para nuestro crecimiento, vamos a seguir hacia la meta de la producción de frutas y estar listo para la cosecha.

«La senda de los justos es como el sol que brilla,» la Biblia dice, «que va en aumento hasta que el día es perfecto» (Proverbios 4:18, NVI). 

Como continúa el seguimiento de Cristo, Que va a trabajar en su vida y que «habite en sus corazones por la fe; para que, arraigados y cimentados en amor, seáis capaces de comprender con todos los santos cuál es la anchura y la longitud, la profundidad y la altura a conocer el amor de Cristo que pasa conocimiento; que seáis llenos de toda la plenitud de Dios» (Efesios 3:17-19, NKJV).

Esta es Su meta para usted—para ser llenos de la plenitud de Dios.

NO TE LO PIERDAS!

Dios anhela compartir con ustedes esta experiencia de la salvación, esta bendita seguridad. Al sentir su necesidad de Jesucristo, Él te atraiga a sí Mismo con Su «amor eterno» (Jeremías 31:3, NVI). Las promesas de dios para perdonar sus pecados y Él los va a reclamar a usted como a Su hijo.

Igual que una planta puede ser perfecto en cada paso de su crecimiento, por lo que puede ser «completos en Él» (Colosenses 2:10, NVI) en cada paso de su viaje hacia el cielo.

Dios nos salva de nosotros mismos y del pecado, y luego trabaja con nosotros para elegir a Él en nuestra vida diaria. Cuando esto se convierte en nuestra experiencia, podemos decir con el apóstol Pablo,  «he sido crucificado con Cristo, y ya no soy yo quien vive, sino que Cristo vive en mí; y la vida que ahora vivo en la carne, la vivo por fe en el Hijo de Dios, que me amó y se entregó a sí Mismo por mí» (Gálatas 2:20, NVI).

Como respondemos al amor de Dios, podemos estar seguros de vida eterna con Él en el Cielo. «Me voy a preparar un lugar para usted,» Él ha prometido (Juan 14:2, NVI).

La experiencia de la salvación seguirá por toda la eternidad. Vamos a bendecir al Dios de nuestra salvación. Dios se regocijará por nosotros. La escritura nos dice, «El Señor tu Dios está en medio de ti, el Poderoso, salvará; se gozará sobre ti con alegría, Él tranquilo con Su amor, se gozará sobre ti con cánticos» (Sofonías 3:17, NVI).

Jesús un día volverá a la tierra para llevar a Sus seguidores a los cielos. En ese día, «y los redimidos de Jehová volverán, y vendrán a Sion con alegría, con alegría eterna sobre sus cabezas. Ellos tendrán gozo y alegría, la tristeza y el gemido huirán» (Isaías 51:11, NVI). Esta es una experiencia que no querrá perderse!

Cuando experimentamos la salvación, aceptamos el amor de Dios para nosotros. La muerte de jesús en la cruz hizo posible que cada persona que va a recibir la salvación y la vida eterna.

Jesús tomó el castigo del pecado por nosotros para que nosotros pudiéramos recibir el regalo de Su justicia. Su sacrificio hizo posible para nosotros la experiencia de la salvación y tener la certeza de la vida eterna.

Cuando nos arrepentimos de nuestros pecados y pedir perdón a Dios, Él nos cubre con Su justicia. Por la fe recibamos Su liberación de nuestro pasado pecaminoso.

Como andamos con nuestro Señor y Salvador, Él nos guía en el camino de la santificación. A través de la oración y el estudio de la Biblia, descubrimos el plan de Dios para nuestras vidas. Como Dios nos muestra Su plan, nuestra respuesta de amor es seguir Su guía. El amor de dios nos lleva a la alegría de seguir Su camino y de Su voluntad.

No hay nada que podamos hacer para merecer la salvación. Es un don gratuito del amor de Dios. Nuestra respuesta a este don es seguir a Jesucristo en nuestra vida diaria. Esto conducirá a un cambio en nuestro comportamiento como responder al plan de Dios para nuestras vidas.