Lo que Creen los Adventistas Sobre el Remanente en la Biblia

Cuando usted oye el término «remanente» como es usada en la Biblia, se refiere a un grupo de personas que siguen siendo leales a Dios después de un momento de dificultades.

Hay un significado especial para el remanente de creyentes que existirá en los últimos días, cuando la tierra se encuentra en su peor momento, justo antes de la Segunda Venida de Cristo.

La escritura nos dice que componen este remanente del tiempo del fin: «los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesús» (Apocalipsis 12:17, NVI).

Pero, ¿qué significa esto en el contexto del Fin de los Tiempos? Y qué significa eso para nosotros ahora?

Echemos un vistazo más de cerca:

LA CREENCIA 13: EL REMANENTE Y SU MISIÓN

La iglesia universal se compone de todos los que verdaderamente creen en Cristo, pero en los últimos días, un tiempo de apostasía generalizada, un remanente ha sido llamado a guardar los mandamientos de Dios y la fe de Jesús. Este remanente anuncia la llegada de la hora del juicio, proclama la salvación por medio de Cristo, y anuncia la proximidad de Su segunda venida. Este anuncio es simbolizada por los tres ángeles de Apocalipsis 14; que coincide con la del juicio en el cielo y los resultados en una obra de arrepentimiento y reforma en la tierra. Cada creyente es llamado a tener una parte personal en este testimonio mundial. (Dan. 7:9-14; Isa. 1:9; 11:11; Jer. 23:3; Mic. 2:12; 2 Cor. 5:10; 1 Pedro 1:16-19; 4:17; 2 Pedro 3:10-14; Judas 3, 14; Ap. 12:17; 14:6-12; 18:1-4.)

Cerca de el grupo Cristiano de leer y estudiar la Biblia juntos como la Biblia menciona de grupos pequeños

LA PALABRA «REMANENTE» A TRAVÉS DE LA BIBLIA

La Biblia está llena de historias en las que Dios llama a Su pueblo escogido, a salir de los lugares peligrosos o destructivos de la empresa, por su propia seguridad.

Un conocido remanente de la historia, en particular, nos encontramos en Génesis 6: la historia de Noé. Dios le dijo a construir una enorme arca (Génesis 6:14) así que él, y que cualquier persona que cree que la advertencia de Dios, estaría a salvo de la terrible inundación que eliminaría todo en la tierra.

«El Señor vio que la maldad del hombre era mucha en la tierra, y que toda intención de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal» (Génesis 6:5).

Y Dios dijo a Noé: «he decidido a hacer un fin de toda carne, porque la tierra está llena de violencia a través de ellos. He aquí, yo los destruiré con la tierra. … Que yo traigo un diluvio de aguas sobre la tierra, para destruir toda carne.» (Génesis 6:13, 17, NVI).

A pesar de que había recibido numerosas advertencias para que se arrepientan, el general de las masas de gente optó por rechazar a Dios y vivir de acuerdo a su propia manera egoísta.

Pero no a Noé y a su familia. Aunque pequeño en número, hicieron un remanente fiel de Dios, los verdaderos seguidores.

Dios no quiere que ninguno de ellos se perdió, por lo que Él llamó—instándoles a escuchar Su voz y a huir del mal que estaban viviendo entre.

En los últimos días, justo antes de que Jesús regrese a la tierra para llevar a Sus seguidores al cielo, un Noé-como la situación va a suceder de nuevo.

El mundo estará lleno de maldad, como la humanidad se inclina más y más en sus propios impulsos y ambiciones (2 Pedro 3:2-7, 2 Timoteo 3:1-9). Pero aquellos que todavía confía y cree en Dios seguirá siendo fuerte en medio de la influencia del mundo, rechazando su auto-servicio maneras y abrazando a los caminos de Dios (Apocalipsis 12:17).

Este final de los tiempos remanente es lo que a menudo se hace referencia cuando oyes hablar de «El Remanente».

Un grupo de tomarse de las manos en oración formando un círculo, después de un estudio de la Biblia y la oración de la reunión de la sesión en un grupo pequeño

EL FINAL DE LOS TIEMPOS REMANENTE Y QUE SERÁ PARTE DE ELLA

Aquellos que son parte de este remanente son reconocibles por la forma de elegir a obedecer los mandamientos de Dios a toda costa, en la que prometieron su lealtad a Él y a apartarse del pecado.

Nuestro mundo ha sido pecador desde sus inicios. Siempre ha habido personas que hacen el mal, que elija para hacer daño a los demás, o que viven sus vidas en el desafío de Dios y de Sus leyes. Pero el libro de Apocalipsis nos dice que las cosas en esta tierra se va a conseguir mucho peor antes de que Jesús regrese. Satanás, sabiendo que tiene muy poco tiempo a la izquierda, va a intentar todo lo posible para arrastrar a tantas personas como sea posible. Él sabe que la gente más le puede doler, el más duele a Dios.

El libro de Apocalipsis está lleno de imagen profética, el uso metafórico de caracteres para simbolizar literal de eventos. En el Apocalipsis, Satanás es representado como un furioso dragón, mientras que la iglesia de Dios y Su pueblo y simbolizada por una mujer que el dragón busca destruir.

«Entonces el dragón se enfureció con la mujer y se fue a hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella, a los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesús» (Apocalipsis 12:17, NVI).

El apóstol Juan, el último de los discípulos de Jesús y el que escribió el Apocalipsis, nos dice exactamente lo que Satanás destino. El objetivo de satanás es hacer daño a aquellos que guardan los mandamientos de Dios y creer en lo que Jesús enseñó.

Pero entre la anarquía de los corruptos del mundo, Dios va a llamar por Sus devotos seguidores de separarse de aquellos que han rechazado a Él.

«Y oí otra voz del cielo,que decía:

«Salir de [Babilonia], pueblo mío, para que no tome parte en sus pecados, para que no seáis partícipes de sus plagas; porque sus pecados han llegado alto como el cielo, y Dios se ha acordado de sus iniquidades de ellos» (Apocalipsis 18:4-5, LBLA).

Aquellos que no salen de la maldad de la palabra estará sujeto a la misma suerte que Satanás—la destrucción total. Dios se niega a dejar el pecado para siempre, y aquellos que se mantenga en el pecado va a tener que dar cuenta de sus obras » (2 Corintios 5:10).

Pero el pueblo remanente de Dios no sólo supone que se esconden en agujeros como ellos se han separado del mundo. Dios tiene un trabajo para hacer a su pueblo, un mensaje que entregar.

Para muchas personas, este mensaje va a hacer la diferencia entre la vida eterna con Dios y de la permanente de la segunda muerte. Todos los que lo escuchan tendrá que tomar una sola decisión vital: o seguir a Dios o de lado con Satanás y compartir su destino.

Una silueta de una mujer que busca a un horizonte de la ciudad en el atardecer como aprendemos acerca de la Misión de la Iglesia Remanente de Dios

¿CUÁL ES EL REMANENTE DE LA MISIÓN?

Como los verdaderos creyentes en los últimos días, el Remanente se les ha encomendado una misión dada por Dios, un mensaje que debe entregar a todo el mundo. En lugar de ocultar su fe, están comisionados para compartir el evangelio y decirle a otros acerca de quién es Dios y lo que Él hizo.

El apóstol Juan escribe acerca de su mensaje cuando dijo:

MENSAJE DEL PRIMER ÁNGEL

«Y vi otro ángel volar directamente sobre la cabeza, con el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación y tribu y lengua y pueblo. Y dijo con fuerte voz: «temed a Dios y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas» (Apocalipsis 14:6-7 LBLA.»

El primer ángel se propaga la noticia de que Dios es nuestro creadr, nuestra única fuente de Salvación, y que debemos adorarle.

No debemos buscar nuestra salvación de otras fuentes o intentar vivir según nuestras propias reglas.

SEGUNDO MENSAJE DEL ÁNGEL

«Otro ángel, un segundo, le siguió, diciendo: ha caído, ha Caído Babilonia, la gran ciudad, porque ha hecho beber a todas las naciones del vino de la pasión de su inmoralidad sexual (Apocalipsis 14:8 LBLA).»

El segundo ángel advierte a la Tierra que Babilonia, el símbolo bíblico de la ambición egoísta, se va a caer. El juicio de dios viene, y todas las cosas mundanas personas que han trabajado para que se va a quedar sin valor.

La única cosa que la gente puede hacer es huir de Babilonia y a su vez a Cristo, como Dios mandó a Su remanente a hacer.

Manos a la celebración de la Santa Biblia sobre fondo gris como aprendemos la importancia de la Palabra de Dios en la Iglesia Remanente

MENSAJE DEL TERCER ÁNGEL

«Y el tercer ángel los siguió, diciendo a gran voz: «Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano, él también beberá del vino de la ira de Dios, derramó toda su fuerza en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre en presencia de los santos ángeles y en presencia del Cordero.

Y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos; y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, y cualquiera que reciba la marca de su nombre».

«Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús» (Apocalipsis 14:9-12, LBLA).

El mensaje del tercer ángel es el más grave de todos. Se advierte a las personas que su tiempo es casi, Cristo va a venir pronto y quien lo rechaza a Él y a los lados con Satanás va a sufrir las consecuencias.

Este es un negocio serio. Dios se entristece tener que destruir a cualquiera de las personas Que se creó, pero el pecado no puede existir para siempre.

Es por eso que Dios cuestiones de esta advertencia en contra de adorar a la bestia y reciben su marca (Apocalipsis 13:15, 16). Una marca en la frente simboliza albergar pensamientos pecaminosos y deseos, mientras que una marca en la mano significa malvados y egoístas acciones.

De cualquier manera, la marca significa rebelión en contra de Dios y la elección de pecado y el egoísmo sobre el amor y la compasión. Aquellos que hacen que la elección se han comprometido su lealtad a Satanás, y que nunca puede ser parte del reino de Dios.

Pero ¿qué pasa con aquellos que no reciben la marca de la bestia, que no sirven a Satanás con sus pensamientos o acciones? ¿Qué pasa con aquellos que se mantienen fieles a Dios?

Ellos reciben la marca del Cordero, de Dios, signo de protección y amor (Apocalipsis 14:1). En el final, cada persona en la tierra que lleva la marca de Dios o de Satanás. No hay terreno neutral a la izquierda. Todo el mundo ha hecho su elección.

Un grupo de personas sentadas en círculo tomados de las manos en oración durante una reunión de oración sesión nos reunimos en pequeños grupos

¿CÓMO SE DEMUESTRA LA LEALTAD A DIOS?

Dios nunca ha sido claro acerca de Sus expectativas para nosotros. Él explicó su ley fuerte y claro en las Escrituras (Mateo 22:37-40). Si queremos mostrar nuestra lealtad a Él y le marcamos a nosotros mismos como a Sus seguidores, a continuación, vamos a cuidar de los demás y el amor a Él por encima de todo lo demás.

A veces, cuando la lectura de las Escrituras, especialmente el libro de Apocalipsis, las historias de la Biblia puede sentirse distante y lejana, y es más fácil pensar en ellos como los eventos que sucedieron hace miles de años o miles de años en el futuro, y no tienen nada que ver con nosotros.

Pero es importante recordar que aunque nadie sabe cuando la Segunda Venida de Jesús que va a pasar, aún así, Dios nos llama a hacer parte de nuestras vidas. Debemos vivir nuestras vidas sabiendo que este mundo no es todo lo que hay. Cristo viene otra vez a reunirse con Su gente, y nuestras acciones deben reflejar eso. El libro de 2 Pedro nos recuerda que:

«Pero el día del Señor vendrá como un ladrón, y entonces los cielos pasarán con gran estruendo, y los cuerpos celestes serán quemadas y deshechos, y la tierra y las obras que se realizan serán expuestas.

Puesto que todas estas cosas son, pues han de ser deshechas, ¿qué clase de personas no debéis ser vosotros en la vida de la santidad y la piedad, esperando y apresurando la venida del día de Dios, por el cual los cielos serán establecidos en el fuego y se disuelve, y los cuerpos celestes que se va a derretir como se queman! Pero, según su promesa, esperamos cielos nuevos y una tierra nueva en los cuales mora la justicia.

Por lo tanto, amados, puesto que están a la espera de estos, ser diligente para ser encontrado por él sin mancha e irreprensibles, en paz» (2 Pedro 3:10-14).

Una mujer joven de pie fuera de la celebración de la Biblia como compartimos el mensaje del amor de Dios en el cumplimiento de la Misión de Dios

Las cualidades de las personas que serán parte del pueblo remanente de Dios, un pueblo dedicado a Él en lugar de nuestras propias ambiciones y deseos, sigue siendo relevante hoy en día. Vamos a demostrar nuestra lealtad a Dios en todo lo que hacemos.

También puede haber ocasiones cuando somos llamados a advertir a la gente de que el camino que está en la conduce a la destrucción, les digo de la libertad y de la salvación que Cristo ofrece, y asegúrese de que ellos sepan de que Jesús viene pronto. Al hacer esto, nos muestran a nosotros mismos como el pueblo de Dios nos ayuda a preparar a los demás para estar listo para cuando Él venga de nuevo.

Cada uno de nosotros podemos hacer nuestra parte en el resto de la misión, diciendo a los otros de lo que Dios es, y les ayuda a estar preparados para la Segunda Venida. Dios no quiere que nadie se pierda. Que le quiere como a muchos de Sus preciosos hijos en el Cielo con Él como sea posible, y por difundir el remanente del mensaje y compartir la palabra de Dios, nos puede ayudar a hacer que suceda.