Lo que Creen los Adventistas Sobre el Ministerio de Cristo en el Santuario Celestial

El antiguo santuario Bíblico y sus servicios (Éxodo capítulos 25-27) revelan profundas lecciones para nosotros hoy en día. Los Adventistas del séptimo día creen que estos Antiguo Testamento servicios son una representación de la obra de Cristo para nuestra salvación. La construcción y disposición de el santuario terrenal es un modelo del santuario celestial (Hebreos 8:1-5).

Después de Su muerte y resurrección, Jesús regresó al Cielo. Él prometió que iba a «preparar un lugar» para nosotros (Juan 14:3, NVI). El antiguo tabernáculo y sus servicios, nos muestran cómo Jesús está trabajando para prepararnos para nuestro hogar celestial.

Vamos a ver:

LA CREENCIA 24: MINISTERIO DE CRISTO EN EL SANTUARIO CELESTIAL

Hay un santuario en el cielo, el verdadero tabernáculo que el Señor puso en marcha, y no los seres humanos. 
En él, Cristo ministra en nuestro favor, poner a disposición de los creyentes los beneficios de Su sacrificio expiatorio ofrecido una vez por todas en la cruz. En Su ascensión, fue inaugurado como nuestro gran sumo Sacerdote y comenzó Su ministerio de intercesión, que se caracterizaba por la obra del sumo sacerdote en el lugar santo del santuario terrenal. En 1844, al final del período profético de los 2300 días, entró en la segunda y última fase de Su ministerio expiatorio, que se caracterizaba por la obra del sumo sacerdote en el lugar santísimo del santuario terrenal. Es una obra del juicio investigador, que es parte de la disposición final de todo pecado, caracterizada por la purificación del antiguo santuario hebreo en el Día de la Expiación. En que servicio típico del santuario era purificado con la sangre de los sacrificios de animales, pero las cosas celestiales se purifica con el perfecto sacrificio de la sangre de Jesús. El juicio investigador revela a los seres celestiales que entre los muertos duermen en Cristo y por lo tanto, en Él, se consideran dignos de tener parte en la primera resurrección. También se hace manifiesto que entre los vivos están morando en Cristo, guardando los mandamientos de Dios y la fe de Jesús, y en Él, por lo tanto, están listos para ser trasladados a Su reino eterno. Este juicio vindica la justicia de Dios en salvar a los que creen en Jesús. Se declara que aquellos que han permanecido leales a Dios recibirán el reino. La conclusión de este ministerio de Cristo será el que marque el fin del tiempo de gracia antes de la Segunda venida. (Lev. 16; Num. 14:34; Ez. 4:6; Dan. 7:9-27; 8:13, 14; 9:24-27; Heb. 1:3; 2:16, 17; 4:14-16; 8:1-5; 9:11-28; 10:19-22; Apo. 8:3-5; 11:19; 14:6, 7; 20:12; 14:12; 22:11, 12.)

Una mujer leyendo una Biblia en su casa

¿CUÁL FUE LA IMPORTANCIA DEL SANTUARIO BÍBLICO?

Durante miles de años, el Santuario y sus servicios fue el foco de atención de los Israelitas experiencia de adoración. Justo después de escapar de la esclavitud de egipto, Dios le dijo a Moisés,

«Dejar que ellos Me hagan un santuario, para que yo habite en medio de ellos» (Éxodo 25:8, NVI). 

En este santuario, hubo por la mañana y por la noche sacrificios (Números 28:4).

El santuario era el centro de las fiestas anuales (Levítico 23).

Se invitó a todos a venir y ofrecer sacrificios personales por su pecado (Levítico 4). Cada servicio recordó a la gente de un Redentor que viene.

Este santuario, o el tabernáculo, era su «iglesia» en el desierto durante su viaje de Egipto a Canaán. Dios tenía un plan específico para el edificio.

«Conforme a todo lo que les muestro, es decir, el diseño del tabernáculo, y el diseño de todos sus utensilios, así lo haréis,» (Éxodo 25:9, NVI).

Una vez establecidos, se construyó una estructura permanente. El rey Salomón construyó el primer majestuoso templo.

«Me propongo construir una casa al nombre de Jehová mi Dios» (1 Reyes 5:5, NVI).

cielo azul con nubes

HAY UN SANTUARIO EN EL CIELO?

Sí. El santuario terrenal fue creado como el santuario celestial. La Biblia nos dice que este santuario celestial es el que «el Señor asentó, y no hombre» (Hebreos 8:2, nvi).  

El santuario terrenal era una «copia y sombra de las cosas celestiales» (Hebreos 8:5, NVI). Fue modelado después de que el santuario celestial, el cual fue mostrado a Moisés, para que podamos aprender acerca de lo que sucede en el Cielo.

«Por Cristo, ha entrado, no en el santuario hecho de mano, que son copias de las cosas verdaderas, sino en el cielo mismo, para presentarse ahora en la presencia de Dios en favor nuestro» (Hebreos 9:24, NVI).

El santuario terrenal servicio simboliza el ministerio de Jesús en el Santuario celestial. Y de los distintos elementos apuntó hacia el increíble don de Jesucristo.

Una imagen dibujada de el santuario en el desierto y alrededores.

LO QUE HIZO EL SANTUARIO TERRENAL PARECE?

En el ojo de tu mente, camine hacia la entrada del antiguo santuario hebreo. Este tour es guiado por las descripciones que encontramos en Éxodo capítulos 25-27.

Una valla que separa el Santuario del resto del campamento. Caminar a través de la puerta y entrar en el patio. Cada artículo de los muebles, todos los servicios, todos los detalles sobre el Santuario, osos simbolismo del ministerio de Jesús para nosotros, porque Él es «el camino, la verdad y la vida» (Juan 14:6).

La primera cosa que usted nota en el patio se encuentra el Altar de la Ofrenda Quemada. Aquí es donde el sacrificio matutino y vespertino se ofrece. Este es el lugar de traer un cordero y el sacrificio por sus pecados.

Todos estos sacrificios punto a Jesús, el Cordero perfecto.

Este simbolismo se ve reforzado en el Nuevo Testamento, cuando Juan el Bautista vio a Jesús y dijo, «he Aquí! El Cordero de Dios que quita el pecado del mundo!» (Juan 1:29, NVI).

En redentor de Cristo ministerio, Él ofrece Su sangre para el perdón y la limpieza.

Si se mira un poco más allá en el patio, verás el Lavamanos. Este es un enorme depósito de agua, utilizado para la limpieza y purificación de los sacerdotes.

A través de la Biblia, el agua es usada como un símbolo de vida y de pureza. Jesús ofrece una «fuente de agua que salte para vida eterna» (Juan 4:14, NVI), y Él promete, «el que cree en Mí nunca tendrá sed» (Juan 6:35, NVI).

El ministerio de jesús nos ofrece limpieza, sanación y esperanza a través de las aguas del bautismo. Así como el salmista oró, «lávame de mi maldad, y límpiame de mi pecado» (Salmo 51:2. NKJV).

Un close-up de una gruesa cortina roja.

A continuación verá una cortina de cubierta de edificio. Esta es la dos-compartimiento del santuario, el Lugar Santo y el Lugar santísimo. Si el velo podría ser tirado a un lado, se podría ver el interior. Este es un lugar al que sólo los sacerdotes pueden entrar.

En el Lugar Santo,aquí son tres piezas de mobiliario. La Mesa del pan de la Proposición había dos pilas de pan, con seis panes en cada pila. Este pan fue hecho nuevo cada semana.

«Yo soy el pan de vida,» dijo Jesús a Sus discípulos. «El que viene a Mí nunca tendrá hambre» (Juan 6:35, NVI).

El ministerio de cristo que nos da el «pan de vida» a través de Su Palabra.

«El hombre no vive sólo de pan, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios» (Mateo 4:4, NVI).

La segunda pieza de mobiliario es el Candelero de Oro. Hay siete luces en este candelero, para que siempre estén llenos de aceite para la grabación. 

«Yo soy la luz del mundo», declaró Jesús. «El que Me sigue no camina en tinieblas» (Juan 8:12, NVI). 

Jesús promete guiarnos en Sus caminos. Su ministerio trae alegría y esperanza para nosotros, y Su luz puede brillar a través de nosotros para dar luz a los demás. 

«Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos» (Mateo 5:16, NVI).

El Altar de Incienso está cerca el velo que separa este cuarto desde el Lugar santísimo. El incienso se quema en el altar y llena el santuario con la fragancia.

«Que mi oración sea puesto delante de Ti como el incienso,» (Salmo 141:2, NVI) ora David el salmista.

Como nuestras oraciones suben a los cielos, Jesús escucha y transmite el Padre, intercediendo por nosotros (Hebreos 7:25).

El ministerio de cristo que ilumina nuestra comprensión, ya que hablar con Él a través de la oración. Podemos tener fe en que Él escucha las oraciones de nuestros corazones y tiende a ellos.

Close-up de un modelo del arca de la alianza

Al atravesar el velo, usted se encuentra en la parte más sagrada del tabernáculo: el Lugar santísimo. Sólo hay una pieza de mobiliario en este pequeño cuarto: el Arca de la Alianza, o el arca del Testimonio. La primera cosa que llama la atención es probable que los dos ángeles de oro en la parte superior de ella, mirando hacia abajo desde cualquiera de los lados del arca. Sus alas extendidas sobre esta sagrada cuadro.

Dentro del arca son dos tablas de piedra que contiene la ley de Dios, o los Diez Mandamientos. La ley nos muestra la voluntad de Dios y nos ayuda a darnos cuenta de cuánto necesitamos de Él.

«La ley de Jehová es perfecta, que convierte el alma. … El mandamiento del Señor es puro, que alumbra los ojos» (Salmo 19:7, 8, NVI). 

El ministerio de Jesús en el Santuario celestial nos da la sabiduría para ver por qué la humanidad necesita fundacional de la ley que nos dice lo que está bien y lo que está mal.

Dentro del arca es un bote de maná, el alimento que Dios caído del Cielo para alimentar a los Israelitas en el desierto. Este es un recordatorio de cómo las promesas de Dios a cuidar de nosotros, incluso cuando nuestras situaciones que parecen imposibles.

«Mi Dios suplirá todo lo que os falta conforme a Sus riquezas en gloria en Cristo Jesús» (Filipenses 4:19, NVI).

En el arca es la vara de Aarón que floreció milagrosamente cuando las tribus cuestionó que Dios había elegido a trabajar para Él como sacerdotes (Números 17:8-10). Podemos pensar en esto cada vez que nos pregunta que está a nuestro lado. También podemos recordar las palabras de David: «El Señor está conmigo; no temeré. ¿Qué puede hacer el hombre para mí?» (Salmo 118:6).

Dios prometió que el Arca de la Alianza fue donde Su presencia sería. «Y de allí me declararé a ti,» Dios le dijo a Moisés. «Y hablaré contigo de sobre el propiciatorio, de entre los dos querubines que están sobre el arca del Testimonio» (Éxodo 25:22, NVI).

Sólo el sumo Sacerdote podía entrar en el Lugar santísimo en donde la presencia de Dios estaba. Esto sucedió una vez cada año, en el Día de la Expiación.

Close-up de la imagen de una cabra en un campo.

¿CUÁL FUE EL DÍA DE LA EXPIACIÓN?

El Día de la Expiación era una ocasión especial para «hacer expiación por el Santuario Santo» (Levítico 16:33, NVI).

Largo de todo el año, los pecados del pueblo eran simbólicamente transferidos al santuario a través de la sangre de los animales.

Por medio de la sangre de manipulación de los pecados del pueblo de Dios, contaminó el tabernáculo.

Todo el año, este lleno de pecado en la sangre contaminó el tabernáculo.

Pero en el Día de la Expiación, estos pecados fueron limpiados fuera del santuario.

En este día, dos cabras fueron elegidos para un trabajo especial. La primera de cabra se ofreció como un sacrificio. No hay pecados confesados sobre este animal. Su sangre fue utilizada para la limpieza.

«Entonces degollará el macho cabrío de la ofrenda por el pecado, que es para la gente, para ofrecer su sangre en el interior del velo, … y la esparcirá sobre el propiciatorio y delante del propiciatorio» (Levítico 16:15, NVI).

El sumo Sacerdote tomaba la sangre en el Lugar santísimo.

«Él hará expiación por el Lugar Santo a causa de las impurezas de los hijos de Israel, de sus rebeliones y de todos sus pecados» (Levítico 16:16, NVI).

Antes de que el sumo Sacerdote hizo esto, hubo tiempo para la congregación para pensar acerca de sus vidas y expresar a Dios que no estaba arrepentido por sus pecados.

«Éste es un día de reposo solemne en el resto para vosotros, y afligiréis vuestras almas» (Levítico 16:31, NKJV). 

Puesta de sol en el desierto. Nubia ibex en el borde de Makhtesh Ramon Cráter en el desierto de Negev, Israel

Es importante que confesaban sus pecados para que pudieran permanecer en sintonía con Dios y que no se adjunta a su pecado.

El sumo Sacerdote le preguntó a Dios para que perdone a todos combinado de los pecados que habían sido transferidos al santuario. Mientras él estaba intercediendo en el Lugar santísimo, la congregación ayunaron y oraron. Era un día solemne.

«En aquel día el sacerdote hará expiación por vosotros para purificaros, y que puede ser limpios de todos vuestros pecados delante de Jehová» (Levítico 16:30, NKJV).

El siguiente es donde el segundo macho cabrío, entró en juego como el «chivo expiatorio

Cuando el sumo Sacerdote salía del santuario, que simbólicamente se llevó todos los pecados que había confesado durante el último año de servicios del templo. Se fue directamente a el chivo expiatorio y simbólicamente transferidos los pecados a este animal.

«Él pondrá ambas manos sobre la cabeza del macho cabrío vivo, y confesará sobre él todas las iniquidades de los hijos de Israel, todas sus rebeliones» (Levítico 16:21, NVI). 

A continuación, este chivo expiatorio fue llevado a cabo en el desierto. Desde que cargó con los pecados de la congregación, fue separado de la congregación.

El pecado causa la separación.

«Vuestras iniquidades han hecho división de su Dios» (Isaías 59:2, NVI).

El propósito de dios en el plan de salvación es el de eliminar la separación entre nuestro corazón y Su amor. Su último plan es restaurar en nosotros la comunión con Él. Él mira hacia el día cuando no vamos a estar separados más y nos llevará a vivir con Él en el Cielo.

La cruz en el amanecer de color de fondo del cielo

HOY EN DÍA, LOS SACRIFICIOS DE ANIMALES YA NO SON NECESARIAS

Cuando Jesucristo vino a la tierra, puso fin a la necesidad de los sacrificios de animales. Ellos simbolizan la muerte de Jesús, asumiendo las consecuencias del pecado para nosotros y lo que nos permite ser redimido, debe así lo decidimos.

Así que después de que Él murió por nosotros en la Cruz, «Hemos sido santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo una vez para siempre» (Hebreos 10:10, NVI).

Fue un viernes de hace mucho tiempo que los sacrificios de animales ya no era necesario. Tipo (los símbolos que señalaban a Jesús) se reunió con su Antitipo (Jesús, el único y verdadero Sacrificio que sería para siempre responder a la cuestión de la salvación del hombre).

Imagina la escena en la que el viernes:

Un misterioso crepúsculo envuelve el patio del templo, llevando en una de tres horas sobrenatural oscuridad. Es la hora del sacrificio de la tarde.

Como el sacerdote comienza los preparativos para matar a un inocente cordero, la tierra comienza a convulsionar. De repente, el velo interior del templo de las lágrimas (Marcos 15:38)Una mano invisible rasga de arriba abajo (Mateo 27:51).

El sacerdote de la concentración es distraído. El lugar Más Santo de los hechos por el hombre tabernáculo ya no es el único lugar en el que es santo. Ya No volverá a ser usado para apuntar hacia adelante a la historia del sacrificio de Jesús.

«Consumado es!» tensa el Hombre agotado, colgado en una cruz entre dos ladrones.

«Y habiendo inclinado la cabeza, entregó el espíritu» (Juan 19:30, NKJV).

Como un testigo de todos estos acontecimientos, el centurión Romano gritó, «Verdaderamente este Hombre era Hijo de Dios!» (Marcos 15:39, NKJV).

En Su muerte, el Redentor cumplido Su misión. Ya no había necesidad de ofrecer sacrificios de animales, como el caso señalaron nuestras mentes hacia la que había sucedido. Jesús, el Cordero de Dios, dio Su vida—Su sangre—como el último sacrificio.

Una paloma volando.

JESÚS ES RESUCITADO, ENTONCES DEVUELVE AL CIELO

En el Cielo es el lugar donde Jesús presentó Su sacrificio expiatorio.

«Cristo es el que murió, y además es también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros» (Romanos 8:34, NKJV).

Su sacrificio fue la razón por la Que pudo redimir a la humanidad. Y antes de que Jesús dejó esta tierra, Él prometió enviar a Sus discípulos ayuda. 

«Es a su ventaja que yo me vaya,» dijo Jesús. «Si no me voy, lejos, el consolador no vendrá a vosotros; mas si me fuere, os Lo enviaré» (Juan 16:7, NVI).

«Cuando Él, el Espíritu de verdad, venga, os guiará a toda verdad» (Juan 16:13, NVI) Jesús prometió.

Cuarenta días después de Su resurrección, Jesús regresó al Cielo. Sus discípulos estaban de pie juntos, cuidando de su amado líder. De repente, se fijó en dos hombres vestidos de blanco.

«Hombres de Galilea,» uno de los hombres dijo, «¿Qué hacéis ahí mirando al cielo? Este mismo Jesús que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como Le habéis visto ir al cielo» (Hechos 1:11, NVI).

Los discípulos llevaron corazón en estas palabras. Jesús ascendió al cielo, nos dio el don del Espíritu Santo («el Ayudante») que nos guía y, a continuación, comenzó Su ministerio en el Santuario celestial.

Una persona de pie en el desierto al atardecer con sus brazos extendidos.

LO QUE JESÚS HA HECHO DESDE QUE REGRESÓ AL CIELO?

Después de regresar al Cielo, Jesús es nuestro Abogado e Intercesor. Él se interpone entre nosotros y Satanás, y también nos conecta directamente con el Padre.

«Abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo» (1 Juan 2:1, NVI).

La vida de jesús, su muerte y su resurrección, se abrió el camino para la comunicación con el Cielo.

Como nuestras oraciones ascender al cielo, Jesús intercede por nosotros. Para interceder significa para abogar en nombre de otra persona. Jesús ofrece su vida y Su muerte para pagar el precio por nuestros pecados.

«Por lo tanto, Él es capaz de salvar completamente a los que vienen a Dios por medio de Él, ya que vive siempre para interceder por ellos» (Hebreos 7:25, CSB).

«La paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro» (Romanos 6:23, NVI). 

Este ministerio de intercesión de Cristo Jesús nuestro Señor es lo que hace que nuestra salvación posible.

A causa de nuestro pecado, nos merecemos morir. Sin embargo, el ministerio de Jesús de intercesión nos da la oportunidad de experimentar la salvación.

Cuando pedimos perdón, Jesús se aplica Su sangre para cubrir nuestro pasado pecaminoso. Él declara Su propio récord perfecto de como una razón por la que nuestros pecados pueden ser perdonados.

«Con Su propia sangre, entró al Lugar santísimo una vez para siempre, habiendo obtenido eterna redención» (Hebreos 9:12, NVI).

La Biblia abierta en el libro de Hebreos.

JESÚS ES TAMBIÉN EL SUMO SACERDOTE EN EL SANTUARIO CELESTIAL?

Jesús, el Cordero de Dios, tiene también otro importante papel en nuestra salvación. Él es ahora nuestro sumo Sacerdote en el santuario celestial.

«Tenemos un gran sumo Sacerdote que traspasó los cielos, Jesús el Hijo de Dios» (Hebreos 4:14, NVI).

Un sacerdote es alguien que interviene en un papel espiritual. Los sacerdotes son también «poner aparte» de los demás para realizar santo tareas, mantener una fuerte relación con Dios.

Los sacerdotes en el Antiguo Testamento eran los que llevar a cabo los sacrificios y rituales con los animales. Hoy, Jesús es el que se realiza el último sacrificio tarea cuando Él puso Su vida por nosotros. El sacrificio es hecho, y Él sigue siendo nuestro sumo Sacerdote.

Y Jesús estaba destinado para esta función.

«Porque no tenemos un sumo Sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino Uno que ha sido tentado en todo como nosotros, pero sin pecado» (Hebreos 4:15, NVI).

Nuestro sumo Sacerdote entiende exactamente lo que es como para que usted lucha con la tentación.

Cuando Jesucristo vino a la tierra, Satanás lo tentó. Inmediatamente después de Su bautismo, «Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto, para ser tentado por el diablo» (Mateo 4:1, NVI).

A través de Jesús conexión con el Padre y con Su conocimiento de las Escrituras, Se reunió con cada tentación con una respuesta de la Biblia (Mateo 4:4, 7, 10).

Incluso antes de eso, Jesús se enfrenta a menudo con la tentación. En cada circunstancia, sin embargo, Jesús escogió a seguir la voluntad de Su Padre. Él nos dio un ejemplo perfecto de cómo podemos vencer la tentación a través de Su fuerza.

Dios sabe exactamente lo que está pasando. Él sabe que los pecados que son especialmente difíciles para usted. Él ha soportado difícil tentaciones. Él entiende la lucha.

Podemos venir a Él con confianza, sabiendo que Él nos ayudará. Es por eso que el pasaje en Hebreos continúa,

«Acerquémonos, pues, venir confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para la ayuda en tiempo de necesidad» (Hebreos 4:16, NVI).

Una pila de libros viejos en una mesa blanca.

SI EL SACRIFICIO DE CRISTO FUE SUFICIENTE, ¿QUÉ QUEDA POR HACER EN EL SANTUARIO CELESTIAL?

En el tabernáculo terrenal, después de que el cordero fue inmolado, su sangre fue salpicada en la pared del santuario. Esto simbólicamente transferido el pecado del pecador para el santuario.

El pecador era libre y perdonado, pero su pecado todavía estaba en el santuario.

Y al igual que el servicio temporal tenido un Día anual de la Expiación para limpiar el pecado del santuario, el Santuario celestial también tendrá un tiempo de purificación.

El Santuario celestial también debe ser limpiado.

¿QUÉ SIGNIFICA PARA LIMPIAR EL SANTUARIO?

En el Cielo, se guarda un registro de la vida de cada persona. Estos registros son lo que va a ser estudiados durante el juicio.

«Porque Dios traerá toda obra a juicio, incluyendo toda cosa encubierta, sea buena o sea mala» (Eclesiastés 12:14, NVI). 

Estos registros de la crónica de todo lo que hemos hecho nunca.

Cuando pedimos perdón, Jesús «es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad (1 Juan 1:9, NVI). 

Y a pesar de que Jesús se complace en perdonar nuestros pecados, Él también tiene la responsabilidad de deshacerse de ellos.

Para ilustrar esto, vamos a volver la mirada atrás en el Día de la Expiación rituales en el Santuario terrenal. Recuerde, hubo dos cabras que participan en la faz de la tierra el Día de la Expiación ritual.

La primera de cabra servido el sacrificio de la muerte, como un sustituto para el pecador, «porque es la sangre la que hace expiación por la vida» (Levítico 17:11, NVI). Este representaban a Jesús, como Él era inocente, y es Su sangre que nos limpia.

El segundo macho cabrío, el chivo expiatorio, cargó con la culpa de los pecados, porque simboliza el autor último pecado. La maldad de todo el pecado de Israel fue simbólicamente transferida a la cabra y fue desterrado y suelta en el desierto (Levítico 16:20-22) por lo tanto la eliminación de los pecados de los Israelitas, campamento, del mismo modo, finalmente, Satanás será desterrado durante el Milenio.

Como el Día anual de la Expiación era la limpieza del Santuario terrenal, el santuario Celestial también necesita ser limpiado.

La página de título del Libro de Daniel, en la Santa Biblia.

CUANDO ES EL SANTUARIO CELESTIAL LIMPIADOS?

El profeta Daniel fue mostrado el Santuario celestial y su limpieza en una visión de Dios. Durante esta visión, él vio una visión de futuro de los eventos del mundo. Entonces escuchó una discusión.

«¿Cuánto tiempo durará la visión?» pide a un «santo» (Daniel 8:13, NVI).

Otro «santo» respuestas: «dos mil trescientas tardes y mañanas; luego el santuario será purificado» (Daniel 8:14, NVI).

A través del estudio de esta profecía, los estudiosos de la Biblia encontramos que este período de tiempo representa veinte a trescientos años. Daniel 9 acciones que el principio de esta profecía podría ocurrir cuando «el comando para restaurar y edificar a Jerusalén» (Daniel 9:25, NVI) fue dado.

Este mandamiento fue dado por el Rey Artajerjes en B. C. 457. Comienza en esta fecha, el fin de la profecía sería en el año 1844 A. D.

En la década de 1800, un grupo de creyentes que trazó estas proféticos creía que la tierra era el santuario. Creían que la purificación del santuario sería en la Segunda Venida de Jesús Cristo.

Así como el santuario terrenal fue limpiado en el Día de la Expiación, que creían que Jesús iba a regresar en el Día de la Expiación en 1844.

A través de la Biblia, el Día de la Expiación se celebró en «el séptimo mes, en el décimo día del mes,» (Levítico 16:29, NVI).

El calendario Judío se basa en la luna, que es por qué el séptimo mes no es de julio. La forma en que hacemos un seguimiento de los días, semanas y meses el día de hoy, tendría lugar este día en septiembre u octubre. En 1844, el Día de la Expiación cayó el 22 de octubre de 1844.

Un histórico y profético de la línea de tiempo.

Como este mensaje fue compartido, muchas personas sinceras comenzado a prepararse para Jesús viene pronto. Ellos fueron llamados Llegada a los creyentes a causa de su fe en Cristo y su retorno literal. Trabajaron para advertir al mundo de su inminente final. Como el día de 22 de octubre de 1844 amanecido, la esperanza de la Llegada de los creyentes era palpable.

Imaginar la profunda decepción cuando el glorioso evento no ocurra.

Sin embargo, a través de más oración y estudio de la Biblia, se encontró que la Biblia no enseñan que la tierra era el santuario. Dios tenía un Santuario celestial. El antiguo santuario hebreo era una copia del original.

En lugar de regresar a la tierra en el Día de la Expiación, Dios comenzó este proceso en el Lugar santísimo. Comenzó el trabajo de la limpieza del santuario celestial.

Así como los sacrificios de animales eran un tipo de la que corresponde el sacrificio de Jesús, el terrenal Día de la Expiación era el tipo , mientras que la purificación del Santuario Celestial era el antitipo. Esta limpieza no sería completado en un día, o incluso un año. Esta limpieza se mantendría hasta que el pecado sea destruido para siempre.

El santuario celestial está contaminada con los registros de nuestro pecado. Jesús, como sumo Sacerdote entra en el Lugar santísimo para comenzar el proceso de limpieza. Su vida sin pecado es suficiente para cubrir los pecados de cada persona que haya vivido jamás.

Sin embargo, no debe ser un tiempo de investigación: Cuyos pecados Él no se necesitan cubrir? Que ha tomado la decisión de aceptar Su regalo de perdón? Que se ha comprometido su vida a Él?

EL JUICIO Y EL DÍA DE LA EXPIACIÓN EN EL CIELO

En 1844, el ministerio de Jesús ampliado para comenzar el proceso del juicio. No sólo está disponible para perdonar los pecados y para interceder en nuestro favor. Ahora Él está trabajando con Su Padre para ver quién ha decidido que Él sea su Señor y Salvador.

Jesús, como nuestro sumo Sacerdote, y nuestro Abogado, participa en el juicio. El caso de cada persona que se decidió. Jesús está en la mano de interceder por nosotros. A causa de Su sacrificio, Él le pregunta por nuestra salvación.

Rojo de mesa de madera y la silla roja en la corte de justicia

¿QUÉ HACE EL JUICIO EN EL SANTUARIO CELESTIAL MIRADA COMO?

Podemos imaginar el juicio celestial como terrenal sala de la corte de escena.

Daniel, al ver la sentencia de la visión, dice,

«Vi hasta tronos se pusieron en marcha, y el anciano de Días se sentó» (Daniel 7:9, NVI). 

«Un millar de millares Le servían; diez mil veces diez mil, se puso delante de Él. El tribunal se sentó, y los libros fueron abiertos» (Daniel 7:10, NVI).

Imagina la escena impresionante: Dios el Padre, sentado en Su trono. Decenas de miles de ángeles que rodean el trono.

En un lado de la sala, vemos a Jesús, nuestro sumo Sacerdote, nuestro Abogado, y nuestro Abogado de la Defensa (Job 16:19; 1 Juan 2:1).

En el otro lado de la sala, vemos a Satanás. Él es el adversario de Dios. La Biblia lo llama el «acusador de nuestros hermanos» (Apocalipsis 12:10, NVI).

Como actúa el fiscal. Él sostiene que todos los hombres han pecado, y que todos ellos pertenecen a él. Apocalipsis dice que tiene «los acusaba delante de nuestro Dios día y noche» (Apocalipsis 12:10, NVI).

Como los libros de registro son revisados, el caso de cada persona que se decide.

Imagine que en su caso viene. Imagínate a ti mismo de pie en el centro de esta sala de justicia, bajo escrutinio.

Zacarías también habla acerca de esta sala de la corte de escena.

Josué, sumo sacerdote, está «de pie delante del Ángel de Jehová.» Satanás es «a su mano derecha para oponerse a él» (Zacarías 3:1, NVI).

Josué mira hacia abajo y se da cuenta de que él es «vestido de vestiduras viles» (Zacarías 3:3, NVI). Este no es el atuendo que quiere usar cuando se encuentra con el Ángel del Señor! Esto no es como él quiere presentarse a la prueba de su vida.

El empresario señala con su dedo hacia la cámara

Como él está allí, avergonzado, Satanás comienza a acusar. Sus pecados del pasado como una razón por qué no debe ser aceptado por Dios.

A continuación, una voz resuena más de la sala. «El Señor te reprenda, Satanás!» (Zacarías 3:2, NVI).

El Señor, el Juez justo, se ve en el libro de Josué. 

«Quita las vestiduras sucias de él» (Zacarías 3:4, NVI).

Mirando a Josué, el Señor dice, «a Ver me han quitado tu pecado de ti». Él continúa, «yo te vestirá con ricas vestiduras» (Zacarías 3:4, NVI).

Como Josué, llegamos a la sentencia de la ropa sucia. El profeta Isaías escribe: «Todas nuestras justicias son como trapos de inmundicia» (Isaías 64:6, NVI).

La buena noticia es que Jesús ofrece a darnos Su propia ricas vestiduras. Su vida recta nos cubra y nos hace dignos de ser salvados. Cuando nos entregamos a él, Él nos guía en nuestro caso a través de la sentencia.

Él es el Cordero de Dios, quien utiliza Su sangre para cubrir nuestros pecados. Él es nuestro sumo Sacerdote, que trabaja con Su Padre a decidir cada caso.

Él está de nuestro lado! Él quiere que cada uno de nosotros para ser salvos del pecado. Él quiere que vivamos con Él en el cielo por toda la eternidad. Él promete,

«El que venciere será vestido de vestiduras blancas, y no borraré su nombre del Libro de la Vida, y confesaré su nombre delante de Mi Padre y delante de Sus ángeles» (Apocalipsis 3:5, NVI).

Nuestra parte es aceptar Su don, y a entregar nuestra vida a Su líder. Él se regocija a salvarnos!

No necesitamos temer el juicio con Jesús a nuestro lado.

«El Señor, tu Dios, en medio de ti, poderoso; Él salvará, se gozará sobre ti con alegría, Él va a descansar en Su amor, alegría sobre ti con cánticos.» (Sofonías 3:17, NVI).

De la mano del hombre señalando algo a un niño en el libro de la Biblia.

CUANDO SE HACE EL MINISTERIO DE JESÚS EN EL SANTUARIO FINAL?

Después de que todos los casos han sido decidido, Jesús dice, «yo vengo pronto, y Mi galardón Conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra» (Apocalipsis 22:12, NVI).

Pronto las palabras se habla, «el que es injusto, sea injusto todavía; y el que es inmundo, sea inmundo todavía; y el que es justo, sea la justicia todavía; y el que es santo, sea santificado todavía» (Apocalipsis 22:11, NVI).

Una vez que Jesús pronuncia estas palabras, el caso de cada persona habrá sido decidido. Él ha terminado Su obra de intercesión. El último pecado ha sido borrado. El santuario celestial ha sido limpiados del pecado.

Él y Su Padre han terminado el juicio. El caso de cada persona que ha decidido—aquellos que están a favor y quienes están en contra de Dios. Tanto como Su corazón de amor quiere salvar a cada persona, Que respeta las decisiones que cada persona ha hecho.

Luego, después de la purificación del Santuario celestial, Jesús volverá a la tierra.

A todos aquellos que han decidido aceptar Su regalo de la salvación se unirá a Él y a Sus ángeles en el aire, listo para ir al cielo.

«Porque el Señor Mismo descenderá del cielo con aclamación, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios. Y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire. Y así estaremos siempre con el Señor» (1 Tesalonicenses 4:16, 17, NVI).

Ahora, Jesús permanece en el santuario celestial. Él está dispuesto a perdonar nuestros pecados tan pronto como estamos dispuestos a confesar. Él está listo para acreditar el precio que Él pagó por nuestra cuenta.

Un hombre joven de pie en un campo de lectura de la Biblia.

¿QUÉ SUCEDE CON LOS PECADOS EN EL SANTUARIO CELESTIAL? HAY UN CHIVO EXPIATORIO?

Esto es cuando Dios borra los registros de los pecados de aquellos que han sido perdonados.

«Yo, yo soy el que borro tus rebeliones por amor de mí mismo; Y no voy a recordar tus pecados» (Isaías 43:25, NVI). 

Aquellos que han confesado sus pecados tendrán sus pecados enterrado para siempre. Dios nos suplica, «así que, arrepentíos y convertíos, para que vuestros pecados sean borrados» (Hechos 3:19, NVI).

Si hemos aceptado Su regalo, y decidido a seguir Su camino, Su sangre cubrir nuestros pecados (1 Juan 1:7, NVI).

Nuestra parte es aceptar Su sacrificio, confesar nuestros pecados, y para reclamar Su poder para caminar en la «novedad de vida» (Romanos 6:4, NVI).

En el Día de la Expiación terrenal de servicio, no fue un chivo expiatorio (Levítico 16). Este animal recibió simbólicamente los pecados del santuario y los llevó al desierto.

En el final de la limpieza del pecado del universo, habrá un final chivo expiatorio. Satanás, el arco-engañador, va a llevar los pecados de los justos. Cuando el santuario en el Cielo se limpia los pecados serán transferidos a Satanás.

En el Apocalipsis, se habla de un ángel que le laicos «mantener al dragón, la serpiente antigua, que es el Diablo y Satanás, y se unen a él por mil años» (Apocalipsis 20:2, NVI).  

Satanás tendrá mil años para pensar acerca de todos los pecados tentó Dios a la gente a cometer. Tendrá mil años para darse cuenta de la enormidad de las consecuencias del pecado.

Al final de ese tiempo, Satanás y los impíos que no aceptar a Dios expiatorio del regalo de la salvación será destruido. Este es el llamado de Dios «extraña obra» (Isaías 28:21, NVI).

Dios es «no queriendo que ninguno perezca,» pero anhela que «todos procedan al arrepentimiento (2 Pedro 3:9, NVI). Él anhela salvar a toda la humanidad. El sacrificio de jesús es lo suficientemente potente como para salvar a cada persona. Pero respeto a cada persona la libertad de elección.

Una vez que Cristo termine su ministerio de intercesión, el destino eterno de cada persona será decidido. A continuación, el santuario en el Cielo será limpiado. La tierra será purificada del pecado.

Las promesas de dios, «Él va a hacer una absoluta final de la misma. La aflicción no se levantará por segunda vez» (Nahum 1:9, NVI).

Una mujer joven de pie junto a un cuerpo de agua con los brazos alzados.

CUÁL ES EL MENSAJE DEL SANTUARIO SIGNIFICA PARA NOSOTROS HOY EN DÍA

Adventista del séptimo día los Cristianos se regocijan en el conocimiento de que Jesucristo está trabajando para nosotros, cada uno y cada momento, como nuestra Intercesora y abogada.

La verdad Bíblica de que Jesús es nuestro «gran sumo Sacerdote» (Hebreos 4:14-15) intercediendo en el Cielo por nosotros (Hebreos 7:25), en forma de la experiencia temprana de los creyentes Adventistas.

Saber que Jesús vive para interceder por nosotros, nos puede dar la esperanza de que no estaremos perdidos si Lo elegimos. Podemos tener la seguridad de la Salvación, si nuestros ojos están puestos en Jesús.

También podemos tener el valor, sabiendo que Jesús fue «tentado en todo» (Heb 4:15 NVI). Con Él como nuestro sumo Sacerdote, Él siempre va a entender lo que está pasando.    

Este tipo de paz, que viene de la fe en Jesús y Su ministerio para con nosotros, puede tener un efecto transformador en nuestras vidas. Qué hermosa historia de amor incondicional.