Lo que los Adventistas Creen Acerca de Dios el Hijo

La Biblia con frecuencia se menciona el «Hijo de Dios». Pero, ¿cómo puede Dios tener un «hijo», y lo que debe significar para nosotros?

Recordemos que Jesús es el Hijo, no en el sentido de haber sido creado, sino porque Él participa de la misma naturaleza divina, como Dios el Padre. Los adventistas abrazar la creencia de que Jesús es el Hijo eterno de Dios, y también es completamente de Dios Mismo y de parte de la Divinidad. Él fue enviado a la tierra para ministrar a nosotros, vivir como nuestro ejemplo, y en última instancia, llevar el castigo eterno de nuestros pecados. Ahora él es nuestro abogado, nuestro sumo Sacerdote, el relacionable vínculo entre nosotros y Dios el Padre.

Echemos un vistazo más profundo a:

Aprendizaje acerca del Hijo de Dios y de la profundidad de Su amor para con nosotros, puede ser fascinante. Pensar acerca de un santo, ser perfecto que está dispuesto a ir a través del máximo nivel de dolor en el orden en que podemos ser redimidos de entre los de nuestro egoísmo y reconciliados con Dios.

CREENCIA 4: EL HIJO

Dios el Hijo eterno se encarnó en Jesucristo. 
Por medio de Él fueron creadas todas las cosas, el carácter de Dios se revela, la salvación de la humanidad se lleva a cabo, y el mundo es juzgado. 
Siempre Dios verdadero, también llegó a ser verdaderamente humano, Jesús, el Cristo. 
Él fue concebido por el Espíritu Santo y nacido de la virgen María. 
Él vivió y experimentó la tentación como un ser humano, pero ejemplificó perfectamente la justicia y el amor de Dios. 
Por Sus milagros, manifestó el poder de Dios y fue confirmada como el Mesías prometido por Dios. 
Él sufrió y murió voluntariamente en la cruz por nuestros pecados y en nuestro lugar, resucitó de entre los muertos, y ascendió al cielo para ministrar en el santuario celestial en nuestro nombre. 
Y de nuevo vendrá con gloria para la liberación final de Su gente y de la restauración de todas las cosas. 
(Isa. 53:4-6; Dan. 9:25-27; Lucas 1:35; Juan 1:1-3, 14; 5:22; 10:30; 14:1-3, 9, 13; Rom. 6:23; 1 Cor. 15:3, 4; 2 Cor. 3:18; 5:17-19; Phil. 2:5-11; Cel. 1:15-19; Heb. 2:9-18; 8:1, 2.)

¿QUE ES EL HIJO DE DIOS?

Jesús ama a cada uno de nosotros y quiere saber de nosotros, y para ayudarnos a crecer a través de conocerlo y amarlo.

En el libro del Nuevo Testamento de la Marca, las primeras palabras son, «El principio del evangelio de Jesucristo, el Hijo de Dios» (Marcos 1:1, NVI).

Jesucristo, nuestro Señor y Salvador, es el Hijo de Dios. Él es uno de los tres miembros de la eterna de la Divinidad. Jesús confirmó esto cuando mandó a Sus discípulos a predicar el evangelio, «Bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo» (Mateo 28:19, NVI).

Refiriéndose a Jesús, Pablo escribe, «porque en Él habita toda la plenitud de la Divinidad corporalmente» (Colosenses 2:9, NVI). Jesucristo es la manifestación física de la eterna de Dios, enviado a nosotros para redimirnos de la maldición del pecado.

Juan, el discípulo, dice, «En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Él estaba en el principio con Dios» (Juan 1:1, 2, NVI).

Los adventistas creen que Jesús fue co-existente con Dios de «la eternidad hasta la eternidad» (Salmo 90:2). Jesús, la misma «Palabra» que «se hizo carne y habitó entre nosotros» (Juan 1:14), es el eterno Dios, que «habita la eternidad» (Isaías 57:15, NVI).

En el comienzo de Su ministerio terrenal, Jesús fue bautizado por Juan el Bautista. Mientras caminaba fuera del agua, la voz de Dios habló desde el Cielo: «Este es Mi Hijo amado, en quien tengo complacencia» (Mateo 3:17, NVI). Estas palabras, por delante de muchos testigos, confirmó que Jesús era el Hijo de Dios.

Al final de Su ministerio terrenal, durante el juicio antes de Su crucifixión, el sumo Sacerdote le preguntó, «¿eres Tú el Cristo, el Hijo del Bendito?»

Hasta este punto, Jesús había sido en su mayoría en silencio. Jesús había tomado la tortura física y verbal insultos sin comentarios. Ahora, Su mirada se volvió hacia el sumo Sacerdote.

Él simplemente dijo, «yo soy». Entonces Él dio esta promesa, «Y veréis al Hijo del Hombre sentado a la diestra del Poder y viniendo con las nubes del cielo» (Marcos 14:61-62, NKJV).

Apocalipsis habla de que el cumplimiento de esta promesa, «he Aquí Que viene con las nubes, y todo ojo Le verá, aun los que Le traspasaron» (Apocalipsis 1:7, NVI).

JESUCRISTO ES NUESTRO CREADOR

La Divinidad de trabajar juntos en un plan para crear nuestro mundo y la humanidad. Su conversación es grabada en el Antiguo Testamento, el libro del Génesis: «hagamos al hombre a Nuestra imagen, conforme a Nuestra semejanza…» (Génesis 1:26, NVI).

Juan, el Nuevo Testamento discípulo, confirma que Jesús Cristo era la actuación de los miembros de la Divinidad en la creación.

«Todas las cosas por Él fueron hechas, y sin Él nada fue hecho, fue hecho» (Juan 1:3, NVI).

Unos versículos después, Juan aclara que el «Él» en este versículo es Jesucristo.

«Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros, y hemos contemplado Su gloria, gloria como del unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad» (Juan 1:14, NVI).

En el discurso de Jesús Cristo, Pablo escribe, «Por Él fueron creadas todas las cosas que están en los cielos y las que hay en la tierra» (Colosenses 1:16, NVI).

Sus manos formaron la humanidad. «Y el Señor Dios formó al hombre del polvo de la tierra» (Génesis 2:7, NVI). Su boca y sopló en el hombre «nariz aliento de vida; y fue el hombre un ser viviente» (Génesis 2:7, NVI).

JESUCRISTO VINO A LA TIERRA

Dios el Padre trabajaba con y a través de Jesús Cristo en la creación. Pablo nos dice, «Dios … ha en estos últimos días nos habla por Su Hijo … y por quien asimismo hizo el universo» (Hebreos 1:1,2, NKJV).

Los libros del Nuevo Testamento de Mateo, Marcos y Lucas, los evangelios sinópticos, y el libro de Juan, se refieren a Jesús Cristo como el «Hijo del Hombre».

Mateo registra una conversación entre Jesús y Sus discípulos. Jesús preguntó, «¿Quién dicen los hombres que yo, el Hijo del Hombre, que soy?» (Mateo 16:13, NVI). Pedro respondió a esta pregunta, «Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente (Mateo 16:16, NVI). Su fe se calentó el corazón de Jesús. (Mateo 16:17NVI).

Jesús era Dios en carne humana. Jesús, nuestro Salvador, fue completamente Dios, sin embargo, completamente hombre. Dios, Su Padre, y María, Su madre, reunió a la divinidad y la humanidad para el propósito de salvar a la raza humana.

Cuando el ángel Gabriel se apareció a la virgen María, él le dijo que la buena noticia de ser elegida para ser la madre de Dios Hijo único. «¿Cómo puede ser esto,» ella preguntó. «pues yo no conozco varón?» (Lucas 1:34, NKJV).

«El Espíritu Santo vendrá sobre ti,» respondió Gabriel, «y el poder de la más alta se eclipsa; por lo tanto, también, que el Santo que va a nacer será llamado Hijo de Dios (Lucas 1:35, NVI).

Isaías profetizó el nacimiento de Jesús cuando escribió: 

«Porque a un Niño nos es nacido, Hijo nos es dado; y el principado sobre Su hombro. Y Su nombre será llamado admirable, Consejero, Dios fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz» (Isaías 9:6, NVI).

Pablo llama a esto el «misterio de la piedad». «Y sin controversia grande es el misterio de la piedad: Dios fue manifestado en la carne, justificado en el Espíritu, visto por los ángeles, predicado a los Gentiles, creído en el mundo, recibido arriba en gloria» (1 Timoteo 3:16, NVI).

Los adventistas creen que Jesucristo era Dios «manifestado en carne» (1 Timoteo 3:16, NVI). Él nació en la tierra a María y a José. Creció como un niño y de la juventud a trabajar con Su padre terrenal.

«Y el Niño crecía y se fortalecía en espíritu, y se llenaba de sabiduría; y la gracia de Dios era sobre Él» (Lucas 2:40, NKJV).

JESUCRISTO ES NUESTRO SALVADOR, EL MESÍAS

La palabra Mesías viene de la palabra hebrea Mesías, que significa «el ungido.» Él fue ungido para salvarnos de la pena de nuestros pecados. El Mesías, nuestro Salvador, vivió y murió para traernos la salvación. Andrew, cuando le dice a Pedro sobre el encuentro con Jesús dijo, «Hemos encontrado al Mesías» (Juan 1:41, NKJV).

Después de muchos años de trabajo de Su padre en la tienda del carpintero, Jesús se preparó para el ministerio público. Él comenzó Su ministerio cuando Él se fue al Río Jordán y fue bautizado por Su primo Juan. 

«Entonces Jesús vino de Galilea a Juan al Jordán, para ser bautizado por él.  Y Juan trataba de impedírselo, diciendo: yo necesito ser bautizado por ti, ży Tú vienes a mí?’ Pero Jesús respondió y le dijo: «permítelo ahora, porque así conviene que cumplamos toda justicia. Entonces se Lo permitió» (Mateo 3:13-15, NKJV).

Como Él salió del agua, el Espíritu de Dios, en la forma de una paloma, habló, «Tú eres Mi Hijo amado; en Ti tengo complacencia.» (Lucas 3:22, NVI). Esta fue la confirmación divina de la misión de Jesús y de llamadas.

Directamente después de Su bautismo, Jesús «fue llevado por el Espíritu al desierto, para ser tentado por el diablo» (Mateo 4:1, NVI). Él pasó la prueba de las tentaciones del Diablo. Pablo escribe que Jesús «fue tentado en todo como nosotros, pero sin pecado» (Hebreos 4:15, NVI). Su victoria lo hizo posible para nosotros para «resistir al diablo» (Santiago 4:7, NVI) y tener la confianza de que él huirá de nosotros.

Jesús caminó en la tierra como un hombre. Él fue ungido de Dios para traernos la salvación. Su carácter divino, fue cubierto en el atuendo de un humilde carpintero. Nuestro Salvador vino a vivir como hombre entre los hombres, de modo que Él pudiera darnos esperanza. Él vino a nuestro planeta perdido a reducir la brecha entre nosotros y el cielo.

Él era el Redentor del mundo, el Hijo de Dios y el Hijo del hombre.

«Porque el Hijo del Hombre ha venido para salvar lo que estaba perdido» (Mateo 18:11, NVI).

ES A TRAVÉS DE LA MUERTE DE JESÚS LA QUE NOS SALVAMOS

«La paga del pecado es la muerte», escribe Pablo en el libro de Romanos, «mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro» (Romanos 6:23, NVI).

En el Génesis, Dios le dijo a Adán y Eva que no comieran de un árbol en el jardín, porque ellos morirían si comían de él. (Génesis 2:17NVI). Adán y Eva decidieron comer del árbol de todos modos. En este modo, se trajo la maldición del pecado y de la muerte sobre la humanidad.

«Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados» (1 Corintios 15:22, NVI).

Jesús vino a pagar la penalidad de la transgresión, y para ofrecer a la humanidad un camino de salvación. Dios amó a la humanidad tanto que no podía dejar de nosotros a sufrir las consecuencias del pecado. En Su gran amor por nosotros, Jesús se ofreció a dar Su vida para que podamos ser reunido con Dios y tener vida eterna.

Durante Su vida, Jesús experimentó el odio del Diablo y de aquellos a quien el Diablo podría influir. Como un niño pequeño, Herodes trató de destruir a Él (Mateo 2:13). Durante Su ministerio, las personas trataron de apedrearlo (Juan 8:59; 10:31). La Biblia dice, «por lo Tanto procuraban prenderle; pero nadie Le echó mano, porque Su hora no había llegado todavía» (Juan 7:30, NKJV).

Después de comer la cena de Pascua con Sus doce discípulos, Jesús fue al Huerto de Getsemaní. Él oró, y angustiado por lo que Él sabía que estaba justo delante de Él.

«Padre», Él declaró, «si es Tu voluntad, toma este vaso de Mí; empero no se haga Mi voluntad, sino la Tuya, hacer» (Lucas 22:42, NKJV).

Como Se resolvió el gran debate de si iba a seguir con la salvación del hombre, preguntó a Sus discípulos para vigilar y orar con Él (Marcos 14:38). El sueño los venció. Jesús vino a donde estaban durmiendo, y dijo a ellos, «ha llegado La hora; he aquí, el Hijo del Hombre va a ser entregado en manos de pecadores» (Marcos 14:41, NKJV).

Judas, uno de Sus discípulos, Le entregaba en las manos de aquellos que querían matarlo. Un injusto juicio, y las exigencias de una turba enfurecida llevó a Su muerte. Como Él permaneció de pie en silencio, la multitud gritó: «¡crucifícalo».

Isaías, el profeta del Antiguo Testamento, profetizó de este momento, «fue llevado como un cordero al matadero, y como oveja delante de sus esquiladores es silenciosa, así Él no abrió Su boca» (Isaías 53:7, NVI).

Como vemos en Él están dispuestos a dar Su vida, las palabras de Juan el anillo a cabo a través de las edades, «porque tanto amó Dios al mundo que dio a Su Hijo unigénito, para que todo aquel que cree en Él no perezca, sino que tenga vida eterna» (Juan 3:16, NVI).

Incluso los soldados Romanos, que habían servido en innumerables crucifixiones, testificó, «Verdaderamente este era el Hijo de Dios!» (Mateo 27:54, NKJV).

Cristo jesús, nuestro Mesías, nuestro Salvador, sacrificó Su vida para que pudiéramos tener la elección de la vida eterna. Lo asombroso amor!

Jesús fue amorosamente lo puso en un sepulcro prestado. (Mateo 27:57-61). Él descansó en la tumba durante el día de Reposo horas (Mateo 28:1, Juan 19:30-42).

El domingo a la madrugada, los grilletes de la tumba siempre había roto. «Mas ahora Cristo ha resucitado de entre los muertos, primicias de los que durmieron» (1 Corintios 15:20, NVI).

Jesús Cristo salió de la tumba como un conquistador. Su resurrección confirma Su victoria. A causa de Su sacrificio, cada persona tiene la oportunidad de recibir el regalo de la vida eterna. «Mis ovejas oyen mi voz», dice Jesús, «y yo las conozco, y Me siguen. Y yo les doy vida eterna» (Juan 10:27, 28, NVI).

JESUCRISTO ES NUESTRO ABOGADO, QUE AÚN TRABAJAN EN EL CIELO PARA NOSOTROS

Jesucristo, «sufrió, siendo tentado» por lo que «Él es capaz de ayudar a los que son tentados» (Hebreos 2:18, NVI). Nuestro Salvador experimentado la vida en este planeta. Él experimentó las tentaciones de Satanás (Mateo 4), y la fatiga de esfuerzo y sufrimiento (Lucas 8:22-25).

«Abogado tenemos para con el Padre,» el apóstol Juan escribe, «Jesucristo el justo. Y Él es la propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo» (1 Juan 2:1,2, NKJV)

Cuando nuestro historial de vida viene antes que el Padre, Jesús declara Su sacrificio en nuestro favor. Apocalipsis 1:5 nos dice que Cristo «nos amó y nos lavó de nuestros pecados con Su propia sangre.»

No tenemos que tener miedo de la sentencia, porque Jesús ya pagó el precio por nuestros pecados. Si usted hace la elección para aceptar Su sacrificio por sus pecados y reclamar Su poder para vivir para Él, tiene un Abogado. Él nunca ha perdido un caso!

Dios el Padre también está de su lado. La Biblia nos dice, «El Padre Mismo os ama» (Juan 16:27, NVI). Ambos, el Padre y el Hijo quieren ser salvos. La elección es nuestra.

JESUCRISTO REGRESARÁ A LA TIERRA

«Me voy a preparar un lugar para vosotros», prometió Jesús. «Y si me voy y preparo un lugar para vosotros, vendré otra vez y os tomaré conmigo; para que donde yo estoy, vosotros también estéis» (Juan 14:2, 3, NVI).

Pablo escribe de el glorioso día cuando Jesús regresará como Rey. «Porque el Señor Mismo descenderá del cielo con aclamación, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios» (1 Tesalonicenses 4:16, NVI).

Las palabras de pablo de la esperanza de continuar, «Y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire. Y así estaremos siempre con el Señor» (1 Tesalonicenses 4:16, 17, NVI). Aquellos que han elegido a Cristo de todas las edades de la historia va a recibir la promesa de la vida eterna en Su segunda venida. [Hipervínculo a la Segunda Venida]

Los Adventistas del séptimo día tienen fe en que Jesucristo vendrá de nuevo. Él ha prometido que Él se está preparando un lugar para aquellos que Le siguen. Un lugar donde no hay más muerte, no más sufrimiento, no más pecado. Él ha prometido Que vendrá de nuevo y «…recibir a sí Mismo» (Juan 14:3, NVI).

Cuando regresa a reclamar Su propio, vamos a ser transformados en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta. La trompeta sonará, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados» (1 Corintios 15:51, 52, NVI.)

En esa reunión feliz, vamos a gritar, «Oh muerte, ¿dónde está tu aguijón? Oh sepulcro, ¿dónde está tu victoria?» (1 Corintios 15:55, NKJV). Vamos a dar gracias a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo» (1 Corintios 15:57, NKJV).

¿CÓMO FUNCIONA LA VIDA, MUERTE, Y RESURRECCIÓN DE JESÚS, QUE ME AFECTA A MI?

Jesús dice, «yo soy la resurrección y la vida» (Juan 11:25, NVI). Su muerte pagó los pecados’ de la pena, y le da la oportunidad de ser salvos de sus pecados.

Como el estudio de la enseñanza de Jesús, usted encontrará que los que tienen fe y creen en Él tienen su nombre escrito en el Libro de la Vida. (Hebreos 11:6, Apocalipsis 3:5). Esta es la garantía de que usted tiene un lugar preparado para ti en el Cielo.

Jesús vivió una vida perfecta. Él es nuestro pecado Ejemplo de la potencia que puede reclamar a través de la fe en Él.

Juan escribe, «Como todos los que Le recibieron, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios, incluso a los que creen en Su nombre» (Juan 1:12, NVI).

Jesús murió por nuestros pecados, pagando el precio necesario para reconciliarnos con Dios. Él se levantó como un vencedor sobre el pecado, el diablo y el mal.

Su sacrificio nos da esperanza. Su sacrificio nos da la oportunidad de sanación. Su sacrificio nos da la libertad para escoger la vida eterna.

Los adventistas creen que el Hijo de Dios, que se humilló a sí Mismo para convertirse en el Hijo del Hombre, está a la puerta de nuestros corazones. Él está llamando a día de hoy (Apocalipsis 3:20). Él quiere ser nuestro Salvador, nuestro Mesías. Él quiere que todos nosotros aceptar Su regalo gratuito de la salvación.

Nuestra fe en Jesús Cristo es el centro de nuestra experiencia religiosa. Sin Él, la vida no vale la pena vivir. El deseo de servir a Él más profundamente llevó a la formación de la Iglesia Adventista. Cristo, y Su increíble sacrificio es el tema de todo lo que hacemos y todo lo que representamos.

A través de la eternidad, vamos a aprender más y más de Su increíble amor y los preciosos dones que Él nos ha dado. Su amor nos sostiene. Su fuerza nos da poder. Él es la razón por la que vivir, y Él es nuestra única esperanza.