Lo que los Adventistas Creen que es el Crecimiento en Cristo

La salvación es don gratuito de Dios a nosotros, mientras nosotros lo aceptamos. Pero entonces, ¿qué? ¿Qué debería de nuestras vidas a ser una vez que tenemos la seguridad de la salvación?

Cuando aceptamos a Jesús como nuestro Savior, el mayor cambio es que ya no somos esclavos de nuestra egoísta, naturaleza pecaminosa.

Todavía tenemos luchas con el pecado , a medida que crecemos espiritualmente, pero Dios nos da el Espíritu Santo a vivir en nuestros corazones y nos guíe. Estamos en una «nueva creación» en Cristo a medida que aprendemos más acerca de Él y hacer crecer nuestra fe (2 Corintios 5:17).

Pero, ¿qué hace este camino de santificación parece?

Vamos a echar un vistazo más profundo a:

LA CREENCIA 11: CRECIENDO EN CRISTO

Por Su muerte en la cruz, Jesús triunfó sobre las fuerzas del mal. 
El subyugó los espíritus demoníacos durante Su ministerio terrenal ha roto su poder e hizo cierto su destino final. 
La victoria de jesús nos da la victoria sobre las fuerzas del mal que todavía buscan el control de nosotros, mientras caminamos con Él en la paz, el gozo, y la garantía de Su amor. 
Ahora el Espíritu Santo mora dentro de nosotros y nos da poder. 
Continuamente comprometidos con Jesús como nuestro Salvador y Señor, somos liberados de la carga de nuestros actos pasados. 
Ya No vivimos en la oscuridad, miedo a los poderes del mal, la ignorancia y la falta de sentido de nuestra antigua forma de vida. 
En esta nueva libertad en Jesús, estamos llamados a crecer en la semejanza de Su carácter, en comunión con Él en oración todos los días, alimentándonos de Su Palabra, meditando en ella y en Su providencia, cantando Sus alabanzas, el de reunirse para la adoración, y participando en la misión de la Iglesia. 
También nosotros estamos llamados a seguir el ejemplo de Cristo por compasivamente a ministrar a la salud física, mental, social, emocional, y espiritual de la humanidad. 
Como nos damos a nosotros mismos en el servicio amoroso a los que nos rodean y en el testimonio de su salvación, Su presencia constante con nosotros a través del Espíritu transforma a cada momento y para cada tarea en una experiencia espiritual. 
(1 Cr. 29:11; Sal. 1:1, 2; 23:4; 77:11, 12; Matt. 20:25-28; 25:31-46; Lucas 10:17-20; Juan 20:21; Rom. 8:38, 39; 2 Cor. 
3:17, 18; Gal. 5:22-25; Ef. 5:19, 20; 6:12-18; Phil. 3:7-14; Cel. 1:13, 14; 2:6, 14, 15; 1 Tes. 5:16-18, 23; Heb. 10:25; Santiago 1:27; 2 Pedro 2:9; 3:18; 1 Juan 4:4.)

Amigos cristianos unirse a mano y orar juntos a lo largo de la Biblia en la mesa de madera

¿QUÉ SIGNIFICA CRECER EN CRISTO?

«Crecer en Cristo» significa profundizar nuestra relación con Él.

Jesús nos salva el instante en que reconocemos nuestra fe en Él y aceptar Su sacrificio para nuestra redención. Con esta nueva paz en nuestros corazones, podemos centrarnos en llegar a conocerlo mejor. Así como los planes que Él tiene para nosotros.

Reflexionar sobre el concepto de la amistad, en su nivel básico. ¿En qué punto usted considerar a alguien un amigo? Cuando se mira a alguien y pensar, «yo sé que este individuo bastante bien»?

Se tarda un par de semanas, o tal vez un par de meses? O es algo que pasar años trabajando constantemente el desarrollo de una relación más fuerte con esta persona?

No podemos saber todo acerca de alguien después de una conversación con ellos, ni podemos esperar para saber exactamente lo que estás pensando después de saber de ellos en sólo un par de semanas.

Los mismos principios se aplican a nuestra amistad espiritual con Cristo.

Es suficiente ir a la iglesia una vez a la semana y la esperanza que es «suficiente» para mantener nuestra conexión fuerte? Esto sin duda puede ayudar. Pero lo más importante es nuestra búsqueda activa de una relación más profunda con Dios por aprender más acerca de Él y de pasar tiempo en oración.

Vale la pena señalar que cuando aceptamos a Jesucristo, nuestra vida puede no parecer diferentes de inmediato.

El mismo co-trabajador pueda molestar. Usted todavía podría estar celoso de un hermano que parece tenerlo todo junto. Usted todavía puede tener un tiempo difícil resistir a los mismos viejos vicios.

Puede ser frustrante a veces, si tenemos la sensación de que los efectos de nuestras «vidas», incluso después de que Cristo nos ha salvado.

Pero el verdadero crecimiento es a menudo gradual crecimiento espiritual incluido. Dios sabe lo que necesitamos y no nos obligan o rush nosotros. Lo importante es que ahora estamos en el proceso de crecer en Cristo y en el desarrollo de un carácter semejante a Cristo.

Estamos admitiendo que no podemos alcanzar la justicia por nuestra propia cuenta, y que necesitamos a Jesús, el sacrificio y la gracia de Dios. Estamos entregando a la presión que nos ponemos a nosotros mismos para hacer el mejor o ser el mejor, y dejar que el Espíritu Santo ser el uno para dirigir el enriquecimiento de nuestras vidas. Este acto de dejar ir es en realidad lo que nos hace libres! (1 Pedro 2:16; Gálatas 5:1).

Nuestras creencias se vuelven más y más evidente a medida que profundizamos en ellos. Al orar, aprender, probar, probar, observar y reflexionar, nuestra relación con Dios crece y nuestra fe se desarrolla. Poco a poco se impregna nuestras intenciones, nuestras prioridades y nuestras acciones.

La Biblia abierta en el primer capítulo del libro de Juan

JESÚS COMO NUESTRO EJEMPLO DE UN CARÁCTER SEMEJANTE AL DE CRISTO

Mientras estaba en la Tierra, Jesucristo vivió una pura y sin mancha de la vida de amor. Esto lo hizo con la misma humanos de las limitaciones que tienen, a través de una conexión constante con Dios, Su Padre Celestial.

Desde que la humanidad ha caído la naturaleza nos hace incapaces de vivir vidas perfectas a través de nuestro propio poder (Romanos 3:10, 23), necesitamos la ayuda de Dios. Miramos a Jesús (1 Pedro 2:21) para ayudarnos a vivir de manera altruista y tomar buenas decisiones.

Como las ramas de una vid que sólo puede dar frutos cuando a ellos se les de la fuerza y de nutrientes a través de la vid, sólo podemos crecer en Cristo si queremos mantener una conexión con Él. Su poder y la gracia son las únicas cosas que realmente puede hacernos justos.

«Yo soy la vid; vosotros los sarmientos. El que permanece en mí y yo en él, ése da mucho fruto, porque separados de mí nada podéis hacer… Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid lo que queráis y os será hecho. Por esto es glorificado mi Padre, en que deis mucho fruto, y así probéis que sois mis discípulos» (Juan 15: 5-8, LBLA).

Como parte de permanecer en Cristo y de aceptar la gracia que Él ofrece, estamos llamados a seguir el ejemplo de Cristo, a vivir nuestras vidas de la manera que Jesús lo hizo mientras estaba en la Tierra. Durante Su ministerio, Jesús dijo a la gente:

«Ustedes saben que los gobernantes de los Gentiles se enseñorean de ellos, y los que son grandes ejercen autoridad sobre ellos. Sin embargo, no ha de ser así entre vosotros; sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros, será vuestro siervo. Y el que quiera ser el primero entre vosotros, será vuestro esclavo—como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar Su vida en rescate por muchos» (Mateo 20:25-28, NVI, énfasis añadido).

Jesús nos pide que nos sirven y nos ofrecemos a nosotros mismos para otros, tal como Él lo hizo. Tal desinterés puede sentirse a veces difícil o poco natural, pero con la ayuda de Dios, de nuestros sentimientos y de opciones de convertirse más en sintonía con lo que Cristo nos pide. Eso es lo que significa tener un carácter semejante a Cristo.

Cuando Jesús estaba en la tierra, Él no gastar Su tiempo persiguiendo las cosas «del mundo» como el esfuerzo de la riqueza, popularidad o éxito. Él pasó Su tiempo en los demás, la alimentación de ellos cuando tenían hambre, la curación cuando estaban enfermos, y consolarlos cuando estaban lastimando.

Que Jesús se ofreció a sí Mismo por los demás y ese es el ejemplo que debemos seguir.

Close-up de una mujer que sostiene una Biblia en sus manos fuera en otoño

BLOQUES DE CONSTRUCCIÓN PARA EL CRECIMIENTO ESPIRITUAL

La Biblia es nuestra guía para la profundización de nuestra relación con Dios. Podemos encontrar todo tipo de consejos y ejemplos que podemos aplicar a nuestras propias vidas.

Y no es difícil empezar! Vamos a centrarnos en cuatro bloques de construcción esenciales de un crecimiento de la vida espiritual:

  • La Oración (Colosenses 4:2)
  • La lectura de la Biblia (Salmo 119:105-107).
  • Aplicar lo que aprenden (Santiago 1:22-25, Filipenses 4:8-9).
  • Reunión con otros creyentes (Hebreos 10:23-25).

Dejando de lado regulares de tiempo para la oración y el estudio de la Biblia nos ayuda a conseguir en el hábito de la incorporación de nuestro crecimiento espiritual en nuestras vidas diarias.

El libro de Colosenses nos anima a hacer una consciente, intencional opción para invitar a Cristo en nuestras mentes cada día:

«Por lo tanto, como usted recibido a Cristo Jesús el Señor, así andad en Él; arraigados y sobreedificados en Él y confirmados en la fe, así como habéis sido enseñados, abundando en el día de acción de gracias» (Colosenses 2:6-7, LBLA).

Cuanto más nos centramos en todas las cosas buenas que Dios ha hecho por nosotros, lo más fácil es para que nos fiemos de Él con nuestros problemas y decisiones, a sabiendas de que Él no nos defraudará.

Como llegar a conocer a alguien mejor a través de la conversación, la oración es a menudo la mejor manera para nosotros para acercarnos más a Dios.

Si estamos acostumbrados a una comunicación constante con Él, podemos contarle nuestros problemas y Le doy las gracias por todo lo que Él ha hecho por nosotros. La Biblia nos dice: «estad siempre gozosos, orad sin cesar, dad gracias en todo; porque esta es la voluntad de Dios que es en Cristo jesús» (1 Tesalonicenses 5:16-18, LBLA).

Pero nuestra relación con Dios no es sólo una creciente lista de versículos de la Biblia. Nuestras acciones importan. Nuestra fe, es para mostrar!

Felices los amigos de todas las edades de las manos fuera de

Pero ¿qué significa eso? Qué necesitamos para estar de pie en la esquina de la lectura de la Biblia en voz alta? Debe llamar a todos nuestros amigos y diles que se arrepientan de sus pecados?

Aquí es donde podemos ver de nuevo a la idea de Jesús como nuestro ejemplo. Él puso Su fe en acción, a través del servicio y ministerio.

Una excelente manera de demostrar la fe en acción es buscar maneras de servir a los demás en su comunidad. Esto nos ayuda a mantener una «religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre… para visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones, y guardarse sin mancha del mundo» (Santiago 1:26, NVI).

También podemos fortalecer nuestra relación con Cristo a través de la comunión con otros creyentes. Por reunirse y compartir el amor de Dios con otros que Le siguen, no sólo fortalecer nuestra relación con Dios, pero puede ayudar a otros a fortalecer la suya.

«Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras, no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel Día se acerca» (Hebreos 10:24-25, LBLA).

«Porque donde dos o tres están reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos» (Mateo 18:20, NVI).

Dios sabe que puede ser difícil a veces para mantener fuerte nuestra fe en un confuso y caótico mundo. Esta es la razón por la Que nos recuerda a reunirse y se animan unos a otros. Que es donde somos más fuertes.

Eligiendo cada día en comunión con Jesús, al poner nuestra fe en acción, y con la participación en la comunión con otros creyentes, podemos mantener nuestra conexión con Dios fuerte, el continuo crecimiento en Su amor.

Sonriendo excursionista outstretching la mano para ayudar a su amigo

LA EVIDENCIA DE CRECIMIENTO

¿Qué hace una fuerte relación con Dios parece? Si nuestra conexión con Dios es fuerte, ¿cómo vamos a saber?

Dios impacta nuestras vidas a través del Espíritu Santo, la tercera persona de la Divinidad, o de la Trinidad. Cuando Jesús regresó al Cielo, envió al Espíritu Santo para cuidar de nosotros, para ser nuestro guía y maestro (Juan 14:15-18).

Uno de los aspectos de una vida llena del Espíritu es la libertad que se puede sentir de las preocupaciones del mundo. Sin tener que ejecutar la rata de la carrera, para «estar al día con los Jones» o preocuparse acerca de cómo vamos a hacer nuestro camino en esta vida (Mateo 6:25-34), podemos ser verdaderamente libres.

2 Timoteo 1:7 describe esta libertad y el desarrollo espiritual que viene con él:

«Porque Dios no nos ha dado un espíritu de temor, sino de poder, de amor y de una mente sana» (NKJV).

Cuando le pedimos a Dios en nuestras vidas y hacer un buen uso de la fuerza Que nos ofrece cada día, también habrá cambios en nuestro carácter. Vamos a aprender a asumir las virtudes que Dios infunde en nosotros. Estas virtudes son a veces llamados los «Frutos del Espíritu», que a menudo son observables evidencia de que el Espíritu Santo trabaja dentro de nosotros.

«Pero el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, templanza» (Gálatas 5:22-23, LBLA).

Como Jesús ilustración acerca de la vid y los sarmientos, la presencia de Dios se manifiesta en nuestras vidas. Si una rama está unida a la vid y la obtención de nutrientes, dará fruto. Si estamos dibujo de nuestro poder de Dios y la escucha del Espíritu Santo, vamos a dar fruto, el fruto de un carácter semejante a Cristo. La paz, la alegría y la bondad que Dios nos da, puede mejorar nuestra vida diaria en un sinnúmero de maneras.

Además, tener los Frutos del Espíritu no sólo mejorar nuestras propias vidas. Está diseñado para bendecir a los demás y mostrarles el poder de Dios. Jesús dijo a los discípulos antes de que Él regresó al Cielo, «Como el Padre me ha enviado, así también yo os envío» (Juan 20:21 LBLA).

Igual que Jesús llegó a ser un ejemplo del carácter de Dios, como Cristianos, también están llamados a mostrar Su bondad y amor. Cuando otras personas conocernos y ver los Frutos del Espíritu, que van a ver el carácter de Dios, y comprender mejor lo Que como, y cómo Él tiene el poder de cambiar los corazones de la gente.

Nuestras acciones predicar el evangelio tanto como nuestras palabras. Él puede mostrar Su bondad a través de nosotros!

Un joven sentado fuera y estudiar su Biblia

CRECIENDO EN CRISTO NUNCA SE HA DE ACABAR!

El crecimiento espiritual, guiado por el Espíritu Santo, no conoce límites. El fortalecimiento de nuestra relación con Jesucristo, es un proceso continuo destinado a involucrar a cada parte de nuestras vidas.

Dios es infinitamente bien informado! Él quiere que nuestros «corazones se anima, se unen en el amor, y alcanzar todas las riquezas de la plena seguridad de comprensión, para el conocimiento del misterio de Dios, ambos, del Padre y de Cristo, en quien están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento» (Colosenses 2:2, 3, NVI).

Una de Sus promesas es que estos misterios de Dios se nos ha revelado «por el Espíritu, porque el Espíritu todo lo escudriña, aun las profundidades de Dios … Ahora no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que podamos entender lo que libremente se ha dado a nosotros por Dios» (1 Corintios 2:10, 12, CSB).

Desde ahora somos creyentes y seguidores de Cristo, es por eso que se nos dice que no se «os conforméis a este mundo, sino transformaos mediante la renovación de vuestra mente, para que comprobéis cuál sea la buena, aceptable y perfecta voluntad de Dios» (Romanos 12:2, NVI).

Todo lo que el mundo nos ofrece tiene límites. Pero a través de nuestra relación con Jesús, que es nuestra conexión con Dios el Padre (Juan 14:6), no se estancará. Dios es infinito! Siempre habrá más para aprender, para ver, para hacer, lo que hace que el continuo en la «renovación» de nuestras mentes.

Tenemos el increíble privilegio de vivir una vida tocada por el Creador del universo y por compartir Su amor con los demás. Y, cuanto más nos acercamos con Él, más de una bendición tenemos la oportunidad de ser.