Los Jóvenes Adventistas celebran el día mundial atendiendo a poblaciones vulnerables